Columnistas

A la partida de Mario Villarroel

Con él muere la his-toria de un trayecto de búsqueda de una comunicación con sentido intercultural

La Razón / José Luis Aguirre

04:08 / 05 de diciembre de 2011

Este 23 de noviembre, falleció en La Paz el agrónomo y comunicador rural Mario Villarroel Terán. La partida de este chuquisaqueño, pionero de la comunicación para el desarrollo en Bolivia, deja una profunda huella, porque con él muere la historia de un trayecto de búsqueda de una comunicación con sentido intercultural, aplicada y vivida décadas antes de que estos conceptos aparecieran en la escena académica o política.

En los años 50, en el tiempo de la juventud de Mario Villarroel, Luis Ramiro Beltrán o de Jaime Cusicanqui, iniciadores de la práctica que hoy se denomina con solvencia Comunicación para el Desarrollo o Comunicación para el Cambio Social, el esfuerzo por generar diálogo, sobre todo en el medio rural boliviano, estuvo marcado por retos profundos y que estos comunicadores supieron vencer. Lo rural no sólo mostraba una pobreza mucho más extendida que la de ahora o un analfabetismo casi crónico, sino que además allí la presencia de los medios de difusión apenas encontraban a la radio como único recurso de llegada de alguna información dirigida a las comunidades. Fue entonces que la creatividad y el compromiso superaban los límites estructurales y tecnológicos, de tal forma que entraba en escena, por ejemplo, el uso de los títeres en los que Mario Villarroel se destacó, complementando su tarea con la producción de textos y gráficos rústicos, pero altamente eficaces para generar los espacios educativos con contenido de desarrollo.

Villarroel gozó además de un don para dar vida y sentido a sus personajes, tuvo el arte de la lengua nativa, pues siendo de origen quechua, su dominio de esta lengua facilitó inmediatamente la comprensión de contenidos técnicos o de mensajes de salud en sus diversas audiencias rurales. El uso de los títeres, y en lengua nativa, ejercitados en el medio rural derivaba en la apertura de ambientes de educación por entretenimiento, siendo así este tipo de experiencias  contribuyentes a lo que hoy se denomina la metodología de Educación por Entretenimiento, recurso difundido en todo el mundo por su compromiso en el uso de medios de comunicación para generar cambio social.

El esfuerzo silencioso y a veces desconocido de promotores de la comunicación desde el medio rural como el de Villarroel, primer extensionista rural del Servicio Agrícola Interamericano (SAI), o en otra etapa, director de comunicación del Sistema Boliviano de Tecnología Agropecuaria (SIBTA), debe ser destacado y agradecido, pues sus tareas han hilado las hebras de lo que hoy llamamos democracia intercultural y con base académica comunicación social para el desarrollo participativo.

Según refiere uno de sus nietos, Mario no creía en el envejecimiento, pues para él uno entraba a ser viejo cuando perdía las ganas de soñar y de trabajar por los demás. Gran verdad dn. Mario, pues cuando muere un verdadero comunicador son las voces que su trabajo ha desatado las que le agradecen por su vida, pues su silencio era el equivalente de su propia muerte.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia