Columnistas

¿Qué pasó en Totora Marka?

La consolidación de la autonomía originaria de Totora Marka está significando un largo y tedioso proceso

La Razón (Edición Impresa) / Yuri F. Tórrez

02:23 / 22 de septiembre de 2015

El pasado domingo, las campanas de una vetusta iglesia colonial de Totora Marka sonaron a las cuatro de la tarde, anunciando el inicio del escrutinio de los votos del referéndum en favor o en contra de la autonomía departamental, por un lado, y de la autonomía originaria, por otro. Desde tempranas horas, la expectativa por los resultados se sentía en el ambiente, y en especial por conocer la expresión de la voluntad popular respecto al Estatuto Autonómico Originario de Totora Marka. Muy posiblemente los impulsores de un autogobierno originario en ese territorio aymara tenían listas las tarqas y el pututo para festejar el triunfo del Sí.

Sin embargo, al final de la jornada electoral aquella esperanza paulatinamente se fue extinguiendo, cada vez que se oía y se hacía recurrente el No como respuesta en el conteo de votos. Era como una estocada a las aspiraciones de muchos totoreños de obtener finalmente su estatuto originario aprobado por la población, en tanto paso significativo para lograr, de una vez por todas, la transición de municipio a la de región autonómica indígena, y con ello, avanzar en la implementación del Estado Plurinacional para efectivizar una demo-diversidad (como diría Buenaventura de Sousa).

No cabe duda de que la consolidación de la autonomía originaria de Totora Marka está significando un largo y tedioso proceso, muy parecido a un periplo kafkiano, incluyendo el resultado negativo del referéndum del domingo. ¿Cómo se explica el No al Estatuto Autonómico de Totora Marka? Una posible hipótesis es que de ganar el Sí, habría significado en breve la eliminación de la figura del gobierno municipal, para dar lugar a un gobierno originario elegido por norma y procedimientos propios. Este rasgo parece ser uno de los factores decisivos, ya que desde la Alcaldía se emprendió una campaña encubierta por el No, urdiendo para tal efecto una serie de rumores. Y como bien se sabe, el rumor de baja calaña suele ser mortífero. Uno de ellos fue que la autonomía originaria iba a implicar un vacío económico, lo que a su vez se iba a traducir en una serie de impuestos para la población de Totora Marka. Posiblemente este temor caló hondo entre los electores, y fue decisivo para los resultados negativos del referéndum.

Otro elemento local parece ser de carácter generacional. Una gran parte de los jóvenes vienen y van de Totora Marka. Es decir que sus expectativas están articuladas al mundo occidental y a una movilidad social urbana a través del comercio, el empleo y una educación ajenos a los usos y costumbres de sus comunidades, ayllus y markas. De allí que la autonomía originaria indígena no los convoque. Es más, algunos de los que estaban de acuerdo con el Sí alegaban que el estatuto les cerraba las puertas para llegar a ser autoridades del gobierno indígena por su condición de jóvenes.

Cabe recordar que las autonomías indígenas originarias son el corazón mismo del Estado Plurinacional. Por lo tanto, lo sucedido en Totora Marka es una zancadilla en esta batalla, que ojalá no desmoralice a sus protagonistas ni a otros que desean seguir sus pasos.

No obstante, como si se tratase de un aliento de esperanza, los resultados positivos con relación a los estatutos autonómicos en Charagua son una luz de esta larga marcha.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia