Columnistas

El periodismo es mío, mío, mío

Algunos de los periodistas más lúcidos y competentes no tienen título en provisión nacional

La Razón / José Luis Exeni Rodríguez

00:00 / 25 de marzo de 2012

Prerrogativas. El ejercicio del periodismo, ¿debiera reservarse de manera exclusiva para los profesionales que tengan formación universitaria o, dada su antigüedad o comprobado desempeño, hayan sido beneficiados con un título? En otras palabras: ¿los medios de comunicación únicamente tendrían que contratar comunicadores y periodistas profesionales (empíricos abstenerse) como establece la norma vigente?

En un reciente Pronunciamiento público, varias carreras y colegiados agrupados en una “Plataforma de defensa del ejercicio profesional de la Comunicación Social” plantearon, desde Cochabamba, la exigencia de que autoridades competentes y propietarios/directores de medios asuman de una vez que “el periodismo es una profesión”, ergo, “no es un oficio”. Linda provocación para el debate. Y a eso vamos.

La demanda es muy clara. La norma establece que sólo quienes detentan título en provisión nacional pueden ejercer profesionalmente el periodismo. Por tanto, los que desarrollan trabajo periodístico en los medios sin ese aval académico, sépanlo, lo están haciendo en condición de ilegalidad. El Pronunciamiento apunta para ellos el procesamiento y sanciones establecidos en el    Código de Procedimiento Penal.

Paréntesis. ¿Se imaginan cuántos periodistas serían llevados a los juzgados en Bolivia bajo la acusación de ejercicio ilegal de la profesión? ¿Y cuántos propietarios y directores de medios recibirían sanciones por contratarlos? Sospecho que faltarían jueces para tanto proceso penal. Que yo sepa, hasta la fecha ninguna asociación ni federación del gremio se ha pronunciado ante semejante horizonte condenatorio.

Volvamos a la Plataforma. Lo que más llama la atención de su radical defensa del “periodismo profesional”, allende la norma —que ciertamente no se cumple—, es el argumento. ¿Por qué sería necesario garantizar la total “profesionalización” del periodismo boliviano? Porque así como está (y se demuestra en varios estudios) afronta serios problemas y faltas en el manejo de la información.

Suscribo el diagnóstico, pero acaso sus causas, y por tanto la “solución”, se asientan en una falacia. Los firmantes del Pronunciamiento   creen que los males del “noble” ejercicio periodístico en el país, que le restan credibilidad y lo manchan, son obra y gracia de las muchas personas que trabajan en los medios y no son profesionales. Sin empíricos, pues, tendríamos un buen manejo de la noticia.

¿Realmente creen, colegas, que las carreras de Comunicación del país  —sin desmerecer su calidad y experiencia— están formando profesionales que garantizan “un tratamiento científico y metódico de la información”? Más todavía: ¿pueden sostener con alguna evidencia que la ética requerida para esta sensible actividad, más allá de una materia en deontología, se aprende en las universidades?

Planteo dos contraevidencias para nuestro diálogo. Tengo la impresión de que algunos de los errores/horrores más gruesos en materia de (des)información periodística, en los medios “de referencia”, todos los días, vienen con la firma de profesionales. Y creo también que algunos de los periodistas más competentes y lúcidos —forjados en el oficio— no tienen título en provisión nacional. Ni lo necesitan.

Por tanto, no creo que la respuesta a la demostrada crisis de calidad/credibilidad del periodismo boliviano, sea en medios privados, sea en medios estatales, radique en la contratación exclusiva de universitarios. Eso es sólo parte del asunto. Veamos cómo se forman, cuáles son sus condiciones laborales, en qué estructuras se insertan, cómo construyen la agenda informativa, a qué presiones se someten, en fin, qué hacen.

No cualquiera puede ejercer el periodismo. Cierto. Se requieren destrezas, técnica, buen sentido, vocación, conocimientos. Pero tampoco habrá de ser terreno privativo de los especialistas. Más todavía: la comunicación e información, esos derechos humanos fundamentales de la ciudadanía, son demasiado importantes como para dejarlas    libradas al monopolio de comunicadores y periodistas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia