Columnistas

Un plan anticrisis

La inversión proyectada está dirigida al potenciamiento de nuevos sectores productivos

La Razón (Edición Impresa) / Pablo Rossell

02:11 / 20 de febrero de 2016

En las últimas semanas el precio del petróleo ha bordeado los $us 30 por barril, generando movimientos de infarto en los mercados financieros. El precio del crudo es clave para ese 46% de nuestras exportaciones que representa el gas, así que es importante tomar en cuenta que precios más bajos significan menores ingresos por exportaciones y menores ingresos fiscales.

La semana pasada, la Asamblea Legislativa aprobó la ley que pone en vigencia el Plan General de Desarrollo Económico y Social 2016-2020 (PGDES), presentado por el Presidente a fines de 2015. Dicho plan tiene como horizonte la Agenda Patriótica 2025 y marca la hoja de ruta de las políticas públicas en el próximo quinquenio. En un entorno en el que nuestras proyecciones de exportaciones y de resultado fiscal ya no serán las de la década pasada, el Ejecutivo está apostando por una inyección de inversiones del orden de $us 48.000 millones en el quinquenio; se potenciará la inversión como motor del crecimiento.

La inversión proyectada está dirigida al potenciamiento de nuevos sectores productivos (energía, litio, economía del conocimiento) y a cerrar paulatinamente la brecha de infraestructura de nuestro país. Es cierto que en tiempos de crisis esta inyección masiva de inversiones requerirá endeudamiento y generará algún nivel de déficit fiscal, y al mismo tiempo exigirá un esfuerzo más sistemático por concretar los compromisos de inversión extranjera directa efectuados el año pasado en Nueva York.

La inversión pública proyectada está claramente orientada a apoyar el aparato productivo nacional y a sembrar las bases de una Bolivia posgasífera. Por lo tanto, los cuentos de terror que algunos colegas están propagando en la prensa escrita, sugiriendo que el Gobierno no tiene capacidad de gestión para estos tiempos de crisis internacional no tienen fundamento.

Los creadores del maquillaje del déficit fiscal excluyendo el gasto de la reforma de pensiones quieren ahora empobrecer los logros del Gobierno en gestión económica, inflando las cifras del déficit fiscal “sin ingresos por hidrocarburos”. Tal ejercicio es fútil. Sin importar quién esté en función de gobierno, nuestra economía tiene una base gasífera importante y la tendrá en los próximos lustros.

El endeudamiento y el déficit que se han proyectado en el PGDES se fundamentan en un esfuerzo del país para salir de la crisis fortaleciendo la estructura productiva. La alternativa consiste en realizar un ajuste social para cuadrar las cuentas macro, dejando vacío el espacio de las políticas productivas. Esa historia ya la conocemos, y el actual Gobierno no la repetirá.

Es economista, asesor económico de la Vicepresidencia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia