Columnistas

Revolución de plástico

La Razón (Edición Impresa) / Reymi Ferreira

23:40 / 01 de octubre de 2019

Desde hace años, en los países industrializados se inició una campaña para evitar el uso masivo de productos plásticos. Dicha campaña se ha hecho mundial. Se han introducido prácticas como por ejemplo la de sustituir el plástico por tazas. Sin embargo, esta medida generó un mayor consumo de agua, y a raíz de este inconveniente, los alemanes empezaron a usar tazas y vasos sin lavar. Aunque la intención de la medida es buena, no se abordan las principales causas del calentamiento global, como el elevado consumo de carburantes, el uso de aire acondicionado, calefacción, o el consumismo en todas sus expresiones que afecta al medio ambiente y a la salud humana.

Sin desmerecer la idea de usar recipientes o envases fijos en lugar de plástico (aunque esto eleve el consumo de agua), y aunque tomemos el café en tazas o vasos sucios, estas medidas no son más que paliativos mínimos, que a veces distraen frente a otras prácticas consumistas. Por ejemplo, el cambio del teléfono celular cada seis meses, aparato que consume minerales escasos y de alto nivel de contaminación; el elevado incremento del parque automotor, que beneficia a los países fabricantes de automóviles; o la industria del lujo, causantes de los grandes problemas ambientales de las que el planeta es víctima.

El verdadero desafío está en superar el modelo consumista que agobia a nuestro planeta, inducido por las grandes transnacionales que dominan el mundo. El distraernos en los aspectos mínimos del consumismo, como el uso del plástico, sin cuestionar el empleo de los celulares, el despilfarro del aire acondicionado, el uso de bienes suntuarios, el uso creciente de automóviles en sustitución de medios de transporte público masivo no llevan a la solución de los verdaderos problemas ambientales causados por una sociedad capitalista, individualista, pensada en función de consumidores y no de ciudadanos, que se basa en el estímulo de la demanda artificial a través del marketing.

La polémica generada por Greta Thunberg durante su participación en la última cumbre del clima de la ONU no debiera llevar a criticar a la joven activista sueca, quien sin duda tiene objetivos nobles y evidentes. Lo que se debiera discutir y cuestionarse es: ¿quiénes son los que le han destruido el futuro a los jóvenes? ¿Serán todos los miembros de la ONU responsables del consumismo que agobia al planeta? ¿Será que los delegados de Mozambique, Haití, Congo o Guatemala tienen que ver con el desastre ambiental? Lo que dijo Greta es correcto, pero en el escenario incorrecto. Sus declaraciones hubiesen sido adecuadas en las cumbres del G-7 o del G-20, espacios en los que se encuentran las potencias industrializadas que llevan las riendas del mundo.

* Abogado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia