Columnistas

No podemos ser tan giles

La Razón (Edición Impresa) / Con la punta de la aguja - Julieta Paredes Carvajal

00:00 / 29 de noviembre de 2015

Es un golpe ver a la Argentina entregarse a manos de los depredadores, pueden decir que es por un mínimo margen, que no es grave y todo lo que quieran para disimular la terrible derrota. Porque desde mi punto de vista es una terrible derrota. Porque el pueblo, el campo popular, las y los trabajadores, como queramos llamarnos, tenemos poquísimas aperturas para poder soñar, poquísimas oportunidades para abrir espacios de cambio y transformaciones estructurales y profundas.

Tenemos poquísimas digo, pero en ciclos de 50 años históricamente tenemos UNA oportunidad. Por lo menos desde la historia de Bolivia así es. Jugar con esa mínima posibilidad es empeñar los procesos y derramar todo lo logrado, es regalar el futuro de las wawas y ponernos una soga al cuello, y por si acaso no es meter miedo, solo es memoria, o no eligieron al dictador Banzer como presidente “demócrata” o al gringo empresario exitoso de Sánchez de Lozada o al Gallo, que era un profesional no tan de derecha, para que juntitos y en pasanaku se pasen los gobiernos y dejar a Bolivia a bolivianos y bolivianos en la ruina.

Ha sido aleccionador ver y escuchar lo que dicen los y las argentinas: “era tiempo de cambiar” “hay que alternar en el poder” “nadie nos quitará lo conseguido” “demos una oportunidad a lo nuevo”.¡¡¡Ufa!! ¿En qué país vivieron? ¿Estas y estos compañeros llegaron de China, aterrizaron días antes de la votación? Por favor, una cuota de memoria y no se trata de vivir en el pasado, se trata de no ser ingenuos ni ignorantes, tampoco superficiales y mediocres.

Acaso no ganamos las ocho horas con las luchas del proletariado y en el neoliberalismo trabajábamos 10 o 12 horas sin beneficios sociales? ¿Acaso los Estados no tienen a los militares para hacernos tragar balas si sales a protestar o desaparecerte si piensas diferente? Y no faltarán quienes digan “pero los gobiernos actuales hacen lo mismo”. Realmente giles están vaciando de contenido la memoria y las luchas. No se inventen represiones, ni masacres, ni presos políticos.

¿Que el kichnerismo tuvo errores y no se puede echar la culpa al pueblo? Me parece una opinión facilona y paternalista, por no decir consuelo de tontos. Ni que el pueblo fuera un montón de boludos, el pueblo decide, como decidió en El Alto aquí en Bolivia, decidió darle el voto a la derecha y es responsabilidad de las organizaciones sociales la falta de formación política y es responsabilidad del gobierno del MAS funcionar como partido, donde un grupito de hermanos y compañeros que son hombres machistas que deciden las políticas públicas, candidaturas y demás medidas importantes para Bolivia.

Tenemos hermanas y hermanos entrañables feministas comunitarias en Argentina, a quienes queremos mucho, pero no podemos más que decirles: por no recuperar su memoria; por ser soberbios y colonizados; por ser tan castos y puros que no se embarran con el “populismo”; en suma, por ser tan giles, ojalá les haga bien, haber jodido sus conquistas históricas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia