Columnistas

El presidente Mujica vive el ‘vivir bien’

El desafío que tenemos es de una magnitud colosal, y la gran crisis no es ecológica, es política

La Razón / Tejiendo pistas - Xavier Albó

01:53 / 22 de julio de 2012

Río+20 ha sido criticado como “Río–20”. Evo y su Canciller estuvieron, por suerte, entre los críticos. Pero la voz más creíble, por su propio estilo de vida y de gobierno, tan cercanos al modelo del “vivir bien”, fue seguramente la de Pepe Mujica, ese septuagenario presidente socialista uruguayo, tan querido y humano, que sigue manejando su vieja peta VW de 1987, y dedicando el 87% de su sueldo a obras sociales, porque no necesita más.

De su discurso extracto lo siguiente: “Toda la tarde se ha hablado del desarrollo sustentable. De sacar las inmensas masas de la pobreza... ¿Qué es lo que aletea en nuestras cabezas? ¿El modelo de desarrollo y de consumo, que es el actual de las sociedades ricas?... “Me hago esta pregunta: ¿qué le pasaría a este planeta si los hindúes tuvieran la misma proporción de autos por familia que tienen los alemanes? (...) ¿Cuánto oxígeno nos quedaría para poder respirar? Más claro: ¿Tiene el mundo hoy los elementos materiales como para hacer posible que 7 mil u 8 mil millones de personas puedan tener el mismo grado de consumo y de despilfarro que tienen las más opulentas sociedades occidentales?...

“¿O tendremos que darnos algún día, otro tipo de discusión? Porque hemos creado esta civilización en la que estamos: hija del mercado, hija de la competencia y que ha deparado un progreso material portentoso y explosivo. Pero la economía de mercado ha creado sociedades de mercado... y esta globalización, que significa mirar por todo el planeta... “¿Es posible hablar de solidaridad y de que ‘estamos todos juntos’ en una economía basada en la competencia despiadada? ¿Hasta dónde llega nuestra fraternidad?.. El desafío que tenemos por delante es de una magnitud de carácter colosal y la gran crisis no es ecológica, es política...

“Si la vida se me va a escapar, trabajando y trabajando para consumir un ‘plus’ y la sociedad de consumo es el motor, porque, en definitiva, si se paraliza el consumo, se detiene la economía, y si se detiene la economía, aparece el fantasma del estancamiento para cada uno de no-sotros, ese hiperconsumo es el que está agrediendo al planeta. Y tienen que generar ese hiperconsumo, cosa de que las cosas duren poco, porque hay que vender mucho. Y una lamparita eléctrica, entonces, no puede durar más de 1.000 horas encendida. ¡Pero hay lamparitas que pueden durar 100 mil horas encendidas! Pero esas no se pueden hacer porque el problema es el mercado, porque tenemos que trabajar y tenemos que sostener una civilización del “úselo y tírelo”, y así estamos en un círculo vicioso...

“Por ello digo, en mi humilde manera de pensar, que el problema que tenemos es de carácter político. Los viejos pensadores (o incluso los aymaras) definían: “pobre no es el que tiene poco sino el que necesita infinitamente mucho, y desea más y más”... “La crisis del agua y de la agresión al medio ambiente no es la causa. La causa es el modelo de civilización que hemos montado. Y lo que tenemos que revisar es nuestra forma de vivir... El desarrollo no puede ser en contra de la felicidad... del amor arriba de la Tierra, de las relaciones humanas, del cuidado a los hijos, de tener amigos, de tener lo elemental... Cuando luchamos por el medio ambiente tenemos que recordar que el primer elemento del medio ambiente se llama felicidad humana.” Etc., etc.

Naveguen en Google y descubrirán en Pepe Mujica una envidiable coherencia entre su discurso, su socialismo, su humanidad y su forma de vida.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia