Columnistas

Un presidente soñador

Hay quienes sueñan  sueños y hay quienes trabajan sueños. Evo se inscribe, para bien, entre los segundos

La Razón / Grover Cardozo

00:02 / 25 de septiembre de 2013

Al ritmo que se dan algunos avances en nuestro país, se puede prever que dentro de poco el presidente Morales anunciará la instalación de una fábrica de camiones en Bolivia o de algún otro producto que muestre un salto industrial. Esta previsión parte de la idea de que los bolivianos tenemos hoy un presidente cuya mente febril genera ideas y proyectos y mira la necesidad del desarrollo con más fuerza que cualquiera de los mandatarios del pasado. Evo no estudió en Harvard, ni siquiera hizo un cursillo sobre emprendimientos, pero le apasiona en grado superlativo la idea del desarrollo del país como medio para derrotar la pobreza.

El 16 de septiembre de 2009, Morales dijo: “Por razones geográficas, geopolíticas y de comunicación, Bolivia tiene necesidad de contar con satélite propio, lo que servirá para poner en marcha una serie de programas de desarrollo”. El anuncio causó sorpresa y entusiasmo en algunos sectores, y algo de mofa y actitudes irónicas en otros. Por ahí dijeron que el Mandatario “estaba soñando” o que “deliraba”.

El tiempo está mostrando que evidentemente Bolivia tiene un Jefe de Estado cuya mirada explora recónditos horizontes. Sí, Evo sueña como un niño, es decir, sueña en grande y al igual que miles de campesinos “delira” con la idea de vivir dignamente. Hablar de una inversión próxima a los $us 300 millones, en un país cuyo PIB anual no supera los $us 2.470 millones, es cosa de soñadores. Precisamente eso muestra que quienes lo vieron como un “soñador” no se equivocaron.

Ahora, la puesta en órbita del satélite está a la vuelta de la esquina, y desde el 20 de diciembre de 2013 Sudamérica y el mundo tomarán nota de que Bolivia ya pone (siquiera un dedo) en la era espacial. En términos de impacto, quienes saben de las revoluciones que provocan las telecomunicaciones avanzadas sostienen que sólo en cinco años de funcionamiento del satélite podríamos recuperar como 30 en ritmo de desarrollo respecto a Brasil o algunos países de Europa. Si hoy la brecha es de 100 años, la misma se habrá reducido en esa magnitud.

Desde luego que en Bolivia y el mundo hay soñadores y soñadores. Hay quienes sueñan  sueños y hay quienes trabajan sueños. El Presidente boliviano se inscribe, para bien, entre los segundos, porque tiene conciencia de las carencias que azotan a muchos bolivianos. Cuanto más se observa a Evo soñar y trabajar, más claro nos queda la miseria moral e intelectual de los gobernantes que tuvo Bolivia en los últimos 40 años. Pero miseria sobre todo en términos de capacidades para alcanzar grandes metas. Ahora parece abrirse la posibilidad de recuperar el tiempo perdido, un tiempo muerto para los intereses del país (de mucha gente), pero vivo en términos de negocios e intereses de élites.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia