Columnistas

El primer gringo que enamoró a La Paz

Donald Hudson fue el primero en contemplar la ciudad del Illimani desde los aires.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo Herreras

00:57 / 20 de julio de 2016

Donald Hudson, teniente coronel Donald Hudson... el nombre y el apellido de este gringo nacido en Topeka (Kansas) en las navidades de 1895 hoy no nos dice nada. Pero hace casi un siglo, en 1920, La Paz estaba rendida a sus pies. Hudson alcanzó “la más grande popularidad inimaginable” (dicen los diarios de la época) después de sus hermosos vuelos sobre la ciudad, el Illimani, el Illampu, el lago sagrado y su raid entre La Paz y Oruro. Hudson falleció en 1967 en el fuerte Meade (Maryland), pero los cinco meses que pasó con nosotros fueron los mejores de toda su vida. Y no fue para menos.

Las hazañas aéreas de países vecinos (especialmente de Chile y Argentina) obligan al ministro de Guerra, general Prudencio, a dar un golpe contra la mesa: el gobierno de Gutiérrez Guerra echa la casa por la ventana y firma un contrato con un as de la aviación, con un héroe de la Primera Guerra Mundial, con un piloto rubio que tenía en su pecho la Cruz del Servicio Distinguido, la segunda medalla bélica más importante de Estados Unidos, lograda en seis victorias aéreas contra aviones alemanes.

Hudson y su esposa Lorraine hacen por mar la travesía hasta Chile; desde uno de los puertos robados recientemente llegan a comienzos de 1920 a La Paz en ferrocarril, con el flamante triplano, el legendario Curtiss 18 T “Wasp”. Hasta entonces nadie había contemplado la ciudad desde los aires. Hudson va a ser el primero.

Mientras Hudson arma las piezas del Wasp junto a su mecánico armador, Robert Albough, y su mecánico de motores, William Birren, pasea la ciudad; de día y de noche, con y sin Lorraine. Fanático del boxeo, frecuenta las primeras veladas boxísticas que se celebran con gran asistencia de público obrero en el Teatro Princesa (de la Comercio, esquina Genaro Sanjinés). Hace migas con un compatriota, el prestidigitador Bowman que tiene alucinada a media ciudad y coquetea con Madame Diva, una quirológica del Instituto New York, célebre medium clarividente que atiende todas las tardes en su oficina de la calle Fernando Guachalla, número 430.

Su grupo de cuates se completa con algunos players ingleses que juegan al foot ball en la cancha del Olimpic de San Pedro. Cuando las farras no son descontroladas con los licores que se venden en la tienda Foulkes de la plaza San Francisco, se unen el embajador gringo y su señora, Samuel Abbot Maginnis.

En las noches del Gran Hotel París, Hudson se destapa como un gran bailarín. Controla a la perfección los bailes de moda recién aterrizados en La Paz: el hestlation walz, el conter, el one step, el fox-trot, el boston y la cuadrilla americana. A escondidas de todos, ha tomado clases con otro paisano, el neoyorkino Wilfred Touph Stepienson.

Cinco meses después, tras un accidente en el raid de vuelta Oruro-La Paz, Hudson tiene un glorioso porvenir, pero no tiene avión. Las colectas continúan y el 23 de junio de 1920 se funda la Escuela Militar de Aviación (sin aviones ni pilotos). El 24 de junio se juega el primer partido de baseball para recaudar fondos y celebrar el 4 de julio la independencia estadounidense. Las damas más atrevidas organizan el “festival del beso” al día siguiente: un beso, un centavo más para la causa del avión. Incluso algunos se proponen traer al mítico Caruso al Teatro Municipal. Sin embargo, sin vuelos y con Hudson en tierra firme, el entusiasmo se desvanece. De héroe a personaje olvidado: La Paz tiene corazón de micrero y ya se ha enamorado otra vez del nuevo pasajero que ni siquiera ha subido.

El 17 de septiembre, el ministerio de Guerra rescinde el contrato con Hudson. Como indemnización el piloto gringo recibe el salario de cinco meses y dos pasajes de vuelta a Estados Unidos. “Deja en Bolivia las mejores impresiones de su intrepidez, de su serenidad y de su cariño eterno por el país cuyos cielos surcó por primera vez”, dice El Diario. Donald Hudson, teniente coronel Donald Hudson se llamaba. Fue el primer y último gringo que tuvo a La Paz rendida a sus pies.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia