Columnistas

El problema es habilitarno

Por ahora todas las energías están concentradas en habilitar al Presidente como candidato.

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero

00:19 / 30 de enero de 2017

En el último mensaje presidencial y el cambio de gabinete, el presidente Evo Morales ha dado una señal clara de su agenda política, económica y social: la reelección como único objetivo. Así, de ahora en adelante, cada una de sus acciones parecen tener el objetivo de construir una ruta para habilitarse como candidato (vaya desafío), porque, según sus cálculos, la elección ya está ganada.

Como acostumbra hacerlo en los cambios de gabinete, el presidente Morales ratificó a la mitad y cambió a la otra mitad de sus colaboradores; buscando combinar experiencia con sangre nueva. Según el propio Mandatario, el nuevo gabinete ministerial tiene el desafío de equilibrar lo político con lo técnico. Tal parece que busca retomar la fidelidad de las bases orgánicas del proceso de cambio al mismo tiempo que cautivar al conjunto de la ciudadanía con eficiencia en la gestión. Desear este equilibrio no necesariamente implica que se pueda lograr, pues los intereses políticos en la mayoría de los casos entran en contradicción con visiones técnicas de la gestión.     

La sorpresa de enero fue la sustitución de David Choquehuanca, quien, junto a Luis Arce Catacora, había conformado el gabinete desde los inicios del proceso de cambio. Muchos han leído esta señal como la erradicación forzosa de cualquier proyecto de poder alternativo al liderazgo de Morales. El manifiesto compromiso de Choquehuanca en su discurso de despedida de volver a las bases y trabajar en el proyecto político del Presidente solo acentúa la sospecha de que su salida se debe a que —para algunos— estaba haciendo lo contrario.

Sale otro hombre fuerte, Juan Ramón Quintana. Mi sondeo personal mantiene un empate entre los que creen que se va a Cuba para “enfriarse” un poco luego de su papel en el caso Zapata, y los que apuestan a que retorna a la Amazonía con un proyecto de articulación política. Pronto sabremos cuál es la nueva misión encomendada al enérgico hombre de confianza del Presidente.   

Como señal de unidad y fuerza del instrumento político se lee el retorno a escena de Eugenio Rojas y René Martínez. Desaparece el Ministerio de Autonomías, fortaleciendo el argumento de que este tema nunca fue realmente asumido por el proyecto de país del proceso de cambio. Es significativo que justo cuando la autonomía Guaraní Charagua Iyambae logra posicionar a sus autoridades, el nivel nacional “degrada” el tema a un viceministerio. Con esta señal se suman argumentos a favor de la baja expectativa que el pacto fiscal tiene como proceso.

Y a propósito de bajas expectativas sociales, el exprocurador General del Estado Héctor Arce tiene una tarea titánica en remontar y hacer creíble una revolución en el sistema de justicia. Luego de la teatral Cumbre Nacional de Justicia Plural para Vivir Bien y la realidad dantesca de nuestro sistema de justicia, será realmente un desafío de proporciones históricas pensar siquiera mejorar este servicio público esencial para el funcionamiento del Estado.

Todos estos cambios responden, según el propio Evo Morales, a una “táctica política para garantizar la revolución democrática y cultural”. Por ahora todas las energías están concentradas en habilitar al Presidente como candidato. Será importante descifrar cuál es el plan que le permita no solo habilitarse jurídicamente a la reelección, sino sobre todo construir la legitimidad social de este acto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia