Columnistas

El progreso social de América Latina

América Latina y el Caribe crecerían 2,3% este año, debajo del flojo 2,4% de 2013

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro A. Tagliavini

03:56 / 11 de abril de 2014

La econometría es una “ciencia” falsa desde que el hombre, la sociedad, no puede cualificarse —y menos planificarse— con rigor científico en términos “matemáticos”. Pero los índices económicos suelen ser interesantes como excusa para una discusión. Hecha la aclaración, el Banco Mundial (BM) ve “nubarrones” en el cielo latinoamericano dada la incertidumbre por la política monetaria de Estados Unidos y la desaceleración china. América Latina y el Caribe crecerían 2,3% este año, debajo del flojo 2,4% de 2013. Brasil, la mayor economía de la región, avanzaría apenas 2%; en cambio, Panamá casi 7%; Perú 5,5%; Bolivia y Colombia algo más de 4%; mientras que de Argentina falta “información detallada” y Venezuela se contraería 0,9%.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI), para América Latina, prevé una “modesta aceleración” con un crecimiento de 2,5% este año y 3% en 2015. En el caso de Argentina, sufriría un aumento del PIB de solo 0,5% en 2014. Luego de haber crecido 3% en 2013, la economía mundial debería avanzar 3,6% este año y 3,9% en 2015, “impulso mayor” proporcionado por Estados Unidos, que debería crecer 2,8% en 2014 y 3% en 2015. China crecería 7,5% este año y 7,3% en 2015.

En cualquier caso, según el Social Progress Index (SPI) 2014 —Índice de Progreso Social, por su traducción— presentado recientemente en el Deloitte London Auditorium, del Social Progress Imperative cuya web fue creada por especialistas en el análisis económico y social, el progreso social sería la capacidad de una sociedad para satisfacer las necesidades humanas básicas, establecer los elementos que permitan a los ciudadanos y las comunidades mejorar y mantener la calidad de vida, y crear las condiciones para que todas las personas puedan alcanzar su máximo potencial.

Así, el SPI es un índice agregado de indicadores sociales y ambientales que se integran en tres componentes: las necesidades humanas básicas, los fundamentos de bienestar (infraestructura social) y otros datos sobre derechos humanos a los que llaman “oportunidades”. Los datos económicos no son suficientes para medir la calidad de bienestar, sino que hay que añadir sanidad, esperanza de vida, educación, libertad, participación ciudadana, compromiso con los derechos humanos. Esta teoría no es nueva sino que tiene antecedentes en el Coeficiente Gini de distribución de riqueza e índice de desigualdad, y en el Índice de Desarrollo Humano.

Los países de América Latina y el Caribe con mejores resultados en el SPI 2014 son Costa Rica (77,75), Uruguay (77,51), Chile (76,36) y Panamá (72,58), y, ya más atrás, Argentina (70,59), Colombia (67,24), mientras que Venezuela (63,78) y Cuba (61,07) casi que cierran la lista debido a una puntuación muy baja en el tema los derechos personales, según Amnistía Internacional y Human Rights Risk Atlas 2013 (HRRA). Latinoamérica respecto del mundo muestra un panorama inferior a Europa Occidental, Estados Unidos y Australia, pero mejor que Asia y África y similar a Europa del Este y a Sudáfrica

Para terminar quiero resaltar que el desarrollo social no pasa directamente por el PIB per cápita que, según datos del BM de 2012, es mayor en Chile, luego Uruguay, Argentina, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Colombia y Cuba, pero evidentemente hay cierta relación. Se diría, finalmente, que el progreso tiene que ver con la libertad —como ausencia de coacción del monopolio estatal de la violencia— con que gozan las personas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia