Columnistas

El ‘prorroguismo’ alemán

En Alemania, el canciller dista mucho de poder erigirse en una caprichosa figura imperial.

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Archondo

03:48 / 30 de septiembre de 2013

En sus 64 años de existencia, la República Federal de Alemania ha tenido ocho cancilleres o jefes de Estado. Eso significa que cada uno de ellos se quedó un promedio de ocho años en el cargo. Sin embargo, el dato resulta engañoso, porque el poder, primero en Bonn y luego en Berlín, quedó siempre muy mal repartido. Hubo cancilleres, como Erhard o Kiesinger, que ocuparon el mando sólo tres años, y otros, como Kohl o Adenauer, que expandieron su mandato hasta 16 y 14 años, respectivamente. Desde el domingo 22, sabemos además que Merkel se quedará al menos 12 años con el mando.

Bajo el criterio de filiación partidaria, el desequilibrio es más agudo aún. La Unión Demócrata Cristiana (CDU) ha gobernado 44 años, mientras el Partido Social Demócrata (SPD) se ha tenido que consolar con el saldo, dos décadas. Sin embargo, este dato tampoco es tan preciso, porque hubo tiempos (siete años) en los que ambas siglas se vieron en la necesidad de cogobernar, aunque siempre bajo la batuta de un demócrata cristiano.

Números acá o allá, estas cifras causan una mala impresión. A primera vista, la Cancillería berlinesa sería una finca, cuyo propietario, en dos tercios, es un solo partido, con breves interrupciones subsidiarias a cargo de otra sigla, con la que además se ha compartido la cúspide sin grandes predicamentos, lo cual probaría que, en los hechos, son socios del mismo club.

No nos dejemos seducir por semejante despiste. Si bien en Alemania existe la reelección indefinida del jefe de Estado, como suele ocurrir en la mayoría de los sistemas parlamentarios, la concentración de poder es un rasgo erosionado. Y es que para calibrar análisis es imprescindible acudir a otros datos. Veamos cuáles.

Con una sola excepción en la década del 50, todos los gobiernos alemanes han sido de coalición, es decir, casi nunca hubo una administración monocolor. Eso significa que el o la canciller dista mucho de poder erigirse en una caprichosa figura imperial. Los gobernantes germanos están habituados a hacer concesiones. Ello explica que un partido pequeño como el liberal FDP haya cogobernado 55 años, haciendo coaliciones con la CDU y el SPD alternativamente. Desde el domingo 22, esta sigla modesta, pero legendaria, ha perdido por primera vez su representación parlamentaria. Ese es, hasta ahora, el dato más llamativo de esta elección tan reciente.

Algo más. La supuesta hegemonía de un cartel bipartidista terminó recortada por el ingreso exitoso de otras dos siglas menores: “los Verdes” en los años 80, y La izquierda, tras la caída del Muro de Berlín. Hoy, ambas acumulan un 17% de los votos. Si bien, hasta ahora, sólo los ecologistas han formado parte de una coalición gubernamental con el SPD, ambos partidos logran incidir en los gobiernos locales y estatales. Y claro, a ello se suma el dato de que en un sistema parlamentario, el jefe de Estado puede ser destituido en cualquier momento, apenas pierda la confianza parlamentaria, lo cual lleva a convocar a nuevas elecciones. De modo que, ¿totalitarismo en Alemania?, nada. Permanecer en el poder es una cosa, concentrarlo, otra muy distinta.   

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia