Columnistas

Sobre el proyecto de ley migratoria

La ley debería integrar el fenómeno de la migración en los planes de desarrollo nacional

La Razón / René Pereira Morató

02:21 / 05 de junio de 2013

El proyecto de la ley migratoria fue sancionado por el pleno de la Cámara de Diputados en abril. Antes de su promulgación, se debería considerar la incorporación de estos temas que son estratégicos para el desarrollo nacional.

Estadísticas. El número de bolivianos en el exterior es incierto, por tanto, la ley debería promover la producción, coordinación y difusión de datos oficiales, bajo la responsabilidad del INE. Se manejan cifras entre los 700.000 y los 2,5 millones, según el Perfil Migratorio de Bolivia. La pregunta 20 de la boleta censal 2012 dará una aproximación al respecto, pues permitirá conocer el número de personas por hogar que reside en otro país, el año de salida, la edad, el sexo y el país de residencia actual.

Migración y desarrollo. Debido a factores económicos, sociales, culturales, ambientales y políticos, determinados por la desigualdad y exclusión de oportunidades, la ley debería integrar el fenómeno multidimensional de la migración en los planes de desarrollo nacional. El fin último debiera perseguir el “vivir bien” y el desarrollo nacional y no principalmente la seguridad nacional, como está en el artículo 1.

Siendo las remesas tan importantes para la economía del país, no se explica el porqué de su omisión en el anteproyecto de ley. Como se sabe, dentro del flujo de capital que llega a Bolivia, las remesas ocupan el primer lugar, le sigue la inversión directa y finalmente los dineros de la ayuda oficial al desarrollo. Experiencias de muchos países han mostrado que el buen destino de los dineros enviados por los trabajadores bolivianos puede convertirse en un motor del desarrollo y un instrumento de lucha contra la pobreza.¿Ley de extranjería? El saldo migratorio internacional es negativo, pues son mucho más los bolivianos que salen del país que los extranjeros que llegan. Por tanto, la ley debería conceder mucha más importancia a la protección de los recursos bolivianos, aunque se encuentren fuera de las fronteras del país.

De los 12 títulos, sólo uno (el 10) está dirigido a los bolivianos en el exterior. El anteproyecto debe ser más que una ley de extranjería. Si realmente se desea mostrar una clara voluntad de proteger a los bolivianos en el exterior, se deberían incluir al menos los siguientes aspectos.

1) Servicios de asesoría y protección en el ejercicio de  sus derechos.

2) Compartir información sobre la situación de los migrantes bolivianos, sus derechos y responsabilidades con los principales países de recepción (Argentina, España y EEUU).

3) Sensibilización y capacitación a todo funcionario que esté relacionado directamente con los migrantes bolivianos, difundiendo el enfoque de derechos y su empoderamiento como actores del desarrollo fuera y dentro del país.

4) Crear mecanismos de vinculación con Bolivia y propiciar su retorno.

5) Encuentros internacionales de intercambio de experiencias entre los países receptores para orientar políticas públicas.

Migración interna. La migración interna demográficamente es más importante que la migración internacional y el actual abandono de las políticas de población hace que no esté contemplada en las políticas públicas y menos en este proyecto de ley que comentamos. ¿Estamos a tiempo?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia