Columnistas

La rebelión de los objetos

La cerámica ha sido  y continúa siendo un material fecundo para la producción de proyectos artísticos

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero

01:31 / 18 de agosto de 2014

A partir de hoy, bajo el sugerente título La rebelión de los objetos. Enfoque cerámico se desarrolla en la ciudad de La Paz la vigésima octava Reunión Anual de Etnología, organizada por el Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef). Ustedes, al igual que yo, se preguntarán de qué se trata concretamente este evento que espera reunir a más de 300 participantes entre académicos, artistas, artesanos, investigadores, profesores y público en general, interesados en la sociología, antropología, etnología y arqueología.

Por lo que nos informa el Musef, para este año la reunión anual de etnología estará enfocada en los objetos cerámicos como excelente pretexto para explorar la vida social de las diversas culturas y sus múltiples despliegues en el permanente cambio y continuidad que implica la vida humana. Los objetos cerámicos son portadores de información culturalmente significativa para la caracterización de las relaciones sociales, y este encuentro busca abordar las consecuencias de la interacción entre el objeto cerámico y el ser humano, a niveles de la producción, intercambio, distribución, relaciones sociales, identidad, etnicidad, género, funciones económicas, entre otros procesos.

Y es que hablar de la arcilla es referirse a uno de los materiales más nobles y al mismo tiempo misterioso de la naturaleza. La cerámica, en sus distintas modalidades, ha sido y continúa siendo un material fecundo para la producción de proyectos artísticos, artesanales y de la industria del diseño. La producción cerámica, para ser exitosa, requiere de la relación interdependiente de la aplicación de técnicas complejas, pero también de un elaborado proceso conceptual y simbólico. Esta interacción conforma un lenguaje propio y permite configurar un campo de relativa autonomía en el arte. Así, la cerámica, más allá de ser tan solo un material útil a la expresión artística escultórica artesanal, se constituye en un lenguaje expresivo en sí mismo capaz de transmitir emociones y sensaciones culturales y estéticas atribuibles solo a la arcilla.

Su fuerza comunicativa tiene que ver con una historia milenaria y común a tantas culturas del mundo como soporte para objetos de carácter ritual, utilitario o estético; y nos refiere a un vínculo entre la tierra, el fuego y el ser humano; proceso fundamental en la creación de la cultura.

Seguramente en esta reunión, que cuenta con la participación de más de 100 expositores, podremos constatar que necesitamos con urgencia más y mejor investigación sobre los materiales no metálicos como una fuente de riqueza en Bolivia, así como una revolución revitalizadora de la artesanía tradicional en cerámica. Arte Campo en Santa Cruz es un ejemplo de que, con el diseño y control de calidad adecuados, nuestros artesanos pueden acceder a niveles de excelencia y ubicarse con ventajas en el mercado nacional; pero al mismo tiempo veo con preocupación las reproducciones de figuras tiawanacotas o aymaras plasmadas en iniciativas poco vitales condenadas al fracaso creativo y comercial.

Por último, reafirmar que la cerámica sigue siendo uno de los materiales más preciados en la producción artística y artesanal. La vigencia de este material milenario nos permite reconocer sus cualidades de inagotable potencial estético y expresivo. Así, la producción cerámica es una de las expresiones vitales de la síntesis compleja entre tradición y modernidad, donde se entrecruzan las antiguas técnicas con tecnología actual para comunicar nuevos modos de la síntesis de nuestra identidad nacional.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia