Columnistas

Un referéndum en borrador

La votación del domingo deja lecciones y necesidades que aprender

La Razón (Edición Impresa) / Rubén D. Atahuichi López

02:21 / 22 de septiembre de 2015

Lo que menos hubo el domingo, a diferencia de otras elecciones, fue una fiesta (democrática). Muchos bolivianos de cinco departamentos y cuatro municipios votaron a regañadientes, por solo el carnet de sufragio —lastimosamente necesario para las transacciones bancarias— cuya entrega certifica la obligatoriedad de la participación ciudadana y no tanto el natural deber cívico/democrático.

Como nunca antes, fue la votación menos llamativa, con fuerzas políticas desesperadas por que la gente asista a las urnas y afanadas en desacreditar o desahuciar el referéndum.  Puedo esbozar varias razones para explicar la desabrida participación electoral y los resultados adversos en la consulta del domingo. La principal de ellas es la falta de convicción política, principalmente en el occidente del país, de la mayoría de los ciudadanos respecto del proceso autonómico en el país, atribuible también a los vaivenes de la promoción oficialista insulsa del No a las autonomías en 2006 y del Sí en 2009.

Con tanto ejercicio electoral, una tercera votación (y con los resultados últimos se viene una cuarta) en el mismo proceso autonómico causa, pues, hastío e indiferencia en los electores, perceptibles el domingo y las semanas previas. No hubo interés en conocer los textos de la consulta, más allá de las deficiencias que hubo en su difusión por parte de las autoridades departamentales, municipales y electorales, y hasta medios de información.

Una tercera razón fue la falta de consensos en la aprobación de los estatutos y las cartas orgánicas en las asambleas departamentales y los concejos municipales. Paradójicamente, la imposición de las mayorías deliberantes tropezó, a la hora del referéndum, con las mayorías homologadoras: los electores.

Un último factor fue la crisis del Tribunal Supremo Electoral (TSE), cuyos vocales fueron removidos por la Asamblea Legislativa en la mitad del calendario electoral. Con poco tiempo para la organización y administración del proceso, las autoridades electorales no lograron posicionar la necesidad del voto de aprobación de los estatutos y las cartas para la conversión plena de los gobiernos subnacionales a las autonomías. 

Aunque no les otorgo gravitación en los resultados, las disputas entre el oficialismo y la oposición le dieron un marco negativo al proceso. Unos denunciando las “restricciones” a la libertad de expresión (había plazos para la inscripción que los habilite para hacer campaña por cualquiera de las opciones) y otros haciendo campaña velada sin estar autorizados (autoridades del Gobierno y Samuel Doria Medina, por ejemplo).

A pesar de todo, la votación del domingo deja lecciones y necesidades que aprender: socialización del proceso autonómico, campaña de información sobre la importancia de los estatutos y cartas orgánicas, consensos políticos y mayores condiciones para la dirección del acto eleccionario por parte del TSE.

Mientras tanto, lo que falló del referéndum no es más que un borrador; habrá que hacer algo mejor en un tiempo prudente, suficiente para entender el proceso y no saturarse con las urnas. Entonces, a comenzar de nuevo. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia