Columnistas

La reforma migratoria en EEUU

De aprobarse, la reforma migratoria sería la medida más importante de la administración de Obama

La Razón / Walker San Miguel Rodríguez

02:01 / 26 de julio de 2013

El Senado de EEUU aprobó una ley que permitirá la legalización de más de 11 millones de indocumentados, la mayoría latinoamericanos (o hispanos, como se prefiera) que residen actualmente de forma ilegal y precaria en la Unión Americana. Sin embargo, está por verse lo que ocurrirá en la Cámara de Representantes, donde el partido Republicano es mayoritario, antes de que la ley se aplique efectivamente.

La reforma migratoria, como se ha venido a denominar este proceso de legalización de inmigrantes indocumentados, se puso en el tapete de la política estadounidense a partir de la última elección de Obama para un segundo periodo presidencial (noviembre 2012), pues los resultados electorales mostraron que los votantes latinos se convirtieron en el fiel de la balanza para el triunfo del partido Demócrata. Resonó entonces con mayor fuerza la demanda de iniciar un proceso de reforma a las normas migratorias, que permitan legalizarse y convertirse como ciudadanos a millones de indocumentados.

En Estados Unidos viven actualmente más de 40 millones de inmigrantes, es decir que un 13% de su población nació en el extranjero. Hace apenas 25 años (en los 80) el porcentaje no superaba el 6%. Según datos fiables, de aprobarse la reforma migratoria, cerca de 6 millones de mexicanos se convertirán en ciudadanos, y una cifra parecida agrupa a centroamericanos, suramericanos, caribeños, asiáticos y africanos. También debe indicarse que hay cerca de 5 millones de hijos de indocumentados, los que al haber nacido en territorio de EEUU tienen derechos de ciudadanía.

Más allá de las cifras, debe destacarse que una reforma migratoria en puertas no hará otra cosa que reconocer legalmente lo que factualmente ya se produce, una amalgama de nacionalidades que convierten a Estados Unidos en la nación más mestiza en términos étnicos y culturales; y a la reforma, en la más importante a nivel mundial. Sólo como ejemplo, según la Organización para la Migración, una institución con sede en Suiza que aporta con datos sobre movimientos migratorios en el planeta, el mayor proceso de legalización se produjo en España en 2005 cuando se legalizó a 700.000 personas.

Durante el gobierno de Ronald Reagan se optó por una amnistía que favoreció aproximadamente a 3 millones de indocumentados. Estos datos muestran la gran importancia que adquiere la reforma migratoria en puertas, y no se ha escrito aún sobre la transformación social y política que se producirá en Estados Unidos en este siglo. La magnitud de la reforma ha venido acompañada de un acalorado debate entre las posturas que se oponen a la legalización de indocumentados y las que la  promueven abiertamente.

El Tea Party, lo que podríamos calificar como la derecha extrema del partido Republicano, ha sido el sector más reacio a la reforma y se opone a ella tenazmente. Lo que no puede ocultarse es que los  inmigrantes (con o sin documentos) aportan con su trabajo y sus impuestos a  la primera economía del planeta. Una entidad pública denominada Oficina de Presupuesto del Congreso ha señalado que si se aprueba finalmente la ley de reforma migratoria, el crecimiento del PIB en los EEUU será del 3,3% en 2023 y del 5,4% en 2033; en otros términos, añadirá a la economía estadounidense más de $us 1,4 billones en 20 años.

Quien mejor lectura de estas proyecciones tiene es el propio presidente Barack Obama, pues él y su partido alientan la reforma migratoria. De aprobarse, esta sería la medida más importante de su gestión presidencial.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia