Columnistas

El regreso de Katari

El aymara que estuvo a punto de lograr vencer a los criollos paceños ha vuelto hecho millones

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri

01:53 / 13 de diciembre de 2013

Volveré y seré millones” había sentenciado el aymara que incendió el territorio de lo que hoy es Bolivia. El hombre que mandó a inundar Sorata y que estuvo a punto de lograr vencer a los criollos paceños (el dique construido por los ingenieros indígenas se rompió antes de reunir suficiente agua para inundar a la hoy sede de gobierno) vuelve en forma de satélite. Túpac Katari pedía inclusión, equidad y un mundo donde los nacidos en esta tierra no fueran parias ni mano de obra esclava.

Ese sueño se está haciendo realidad. El lanzamiento del satélite de telecomunicaciones es más que un hecho económico, aunque moverá una gran masa de inversiones, más que un hecho tecnológico que otorgará comunicaciones a miles de bolivianos que viven en olvidados confines patrios. El viaje del Túpac Katari es un hecho de gran simbolismo que muestra cuán capaces somos los bolivianos.

En el pasado, el neoliberalismo nos hacía creer que los bolivianos éramos unos incapaces y que había que depender de los genios del primer mundo para todo. Claro, no hemos alcanzado todavía el nivel de producir nuestros propios satélites, pero seremos el quinto país latinoamericano que posee uno. Y el satélite será manejado por jóvenes científicos bolivianos (como anécdota, tres de los tarijeños son hermanos y los tres estuvieron entre los que obtuvieron las notas más destacadas). Son hombres (66) y mujeres (8) que estudiaron mucho y que se graduaron en China, demostrando que los bolivianos no somos menos que el resto de los ciudadanos de este mundo. Y ojo, una gran parte de ellos fueron estudiantes de la universidad pública. Su promedio de edad: 25 años.

Cuando la derecha gobernaba nuestro país jamás nos hubiéramos imaginado un salto tan importante. Entonces se hablaba maravillas del sistema de pensiones en forma de Fondos de Pensiones (AFP) y ahora comprobamos que las rentas de los jubilados son inferiores a los que se beneficiaban con el anterior sistema. Entonces se hablaba de las maravillas de la capitalización y Entel en manos de los italianos invertía entre $us 20 millones y 30 millones por año; ahora en 2014 se invertirán $us 300 millones, diez veces más; entonces se regaló nuestros hidrocarburos a las petroleras y se malbarató el LAB al punto de que hoy ha desaparecido.

Cuánta diferencia hoy. Sí, el poncho de Túpac flamea y estará en lo más alto del cielo, no sólo como satélite sino como símbolo de que ha vuelto hecho millones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia