Columnistas

La resurrección en el encuentro

Los intercambios entre el CIDAC y las comunidades se dieron en un marco de mutuo reconocimiento

La Razón (Edición Impresa) / Cergio Prudencio

09:32 / 16 de abril de 2017

Mucho antes de este tiempo nació en Santa Cruz el Centro de Investigación, Diseño Artesanal y Comercialización (CIDAC). ¿Les suena? Pues como referencia ineludible, el CIDAC es la madre de Artecampo, una iniciativa bien identificable, y su brazo administrativo hasta el día de hoy.

Mucho después de ese tiempo, seguimos preguntándonos qué siempre será la interculturalidad, qué siempre la descolonización, cuando hace décadas, aquí a la vuelta, encontramos experiencias sencillas y prácticas que con lucidez vienen señalando esos caminos. CIDAC se propuso la tarea de investigar las técnicas artesanales de las cinco naciones originarias del departamento de Santa Cruz (guaraní, chiquitanos, ava-guaraní, guarayos y ayoréode), siempre en diálogo horizontal con los investigados. De ese modo se recuperaron algunas prácticas perdidas y olvidadas. Y en otros casos, ante la memoria rota, se crearon nuevas expresiones mediante lenguajes aprendidos como el dibujo, la pintura y otros. Los intercambios entre el CIDAC y las comunidades se dieron en un marco de mutuo reconocimiento y en complementariedad. CIDAC, reavivando la vitalidad de las culturas a través de la motivación, la capacitación, los diseños y la organización; las naciones, reactivando sus conocimientos ancestrales, sus herramientas, su simbología, su relación con la naturaleza. Y ambos, abriendo un espacio común de pertenencia y reciprocidad.

Ese proceso, llevado hasta hoy mismo bajo premisas éticas altamente remarcables, derivó en Artecampo, mediante el establecimiento de asociaciones de creadores y creadoras artesanales en cada comunidad, orientando su producción al mercado local, no solo en procura de una justa retribución al trabajo, sino impactando la conciencia social de la ciudadanía urbana del departamento (y del país) respecto a identidades valiosísimas subyacentes en las profundidades de la modernidad. Una respuesta de afirmación a la arremetida global (años 80, 90…).

Artecampo congrega afiliados a través de una asociación, pero también lo hace directamente con personas individuales, lo que le ha permitido incorporar manifestaciones mestizas (tradicionales o contemporáneas) a un proceso extraordinario de diversificación de las oportunidades. Dentro de pocos días se abrirá un museo en Santa Cruz con las mejores piezas resguardadas desde 1987. Es una gran noticia.

CIDAC acoge toda la producción que Artecampo ofrece y la paga de inmediato; no es concesionario ni intermediario. Continúa siendo la bisagra articuladora de dos mundos paralelos, rompiendo la multicentenaria lógica de la negación de los diferentes para más bien construir territorios colectivos. ¿Descolonizar? Eso es descolonizar: restituir la justicia en las relaciones de intercambio de cualquier naturaleza, sea ésta cultural, económica o política. Si tan solo observáramos con detenimiento acumulaciones socio-culturales como las de CIDACC/Artecampo, sería factible emprender programas (educativos, comunicacionales, artísticos, productivos, etc.) eficaces para la implementación del paradigma descolonizador; sin tantas digresiones teóricas ni errancias conceptuales.

Centenares de personas del oriente, sobre todo mujeres, se han empoderado desde Artecampo, constituyéndose en referentes para sus comunidades. Ellas en colectivo, ellas en persona, marcan la dignidad de hacer, de organizarse, de relacionarse y de existir. Por ellas y con ellas, Adita Sotomayor y Lorgio Vaca, dos seres luminosos, nos enseñan todavía que el encuentro no es una utopía y que antes de este tiempo ellos ya venían sembrando en los surcos de la pluralidad con humildad y convicción, por la espiritualidad de los seres humanos donde se consuma nuestra única resurrección posible.

Es compositor.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia