Columnistas

La revolución de Santa Cruz

De los guerrilleros del oriente cabe destacar a Juan Antonio Alvarez, Ignacio Warnes y José Manuel Mercado

La Razón / Ramiro Prudencio Lizón

00:01 / 25 de septiembre de 2013

Esta semana se ha conmemorado un nuevo aniversario de la revolución de Santa Cruz de la Sierra, llevada a cabo el 24 de septiembre de 1810, pocos días después del levantamiento cochabambino, el 14 de dicho mes. Esta revolución cruceña, lamentablemente, es poco conocida en la zona occidental del país.

Es evidente que los enviados de La Plata (Chuquisaca), ciudad que se había levantado un año antes, el 25 de mayo de 1809, fueron quienes habían preparado con antelación los ánimos libertarios en esa lejana localidad de Santa Cruz de la Sierra. Dichos comisionados, los doctores charquinos Antonio Vicente Seoane, Juan Manuel Lemoine y Eustaquio Moldes, influyeron grandemente para que se depusiera a las autoridades realistas y se nombraran otras plenamente locales. Y precisamente la noticia del alzamiento de Cochabamba, diez días antes, determinó que se apresuraran los acontecimientos. Los insurrectos organizaron conjuntamente con la juventud exaltada cruceña y el pueblo tumultuado un cabildo abierto, que se realizó ese día, 24 de septiembre.

Pero fue necesaria la cooperación del comandante Antonio Suárez, quien fuera segundo jefe de las guarniciones de la provincia Cordillera, para doblegar a las autoridades realistas. A la cabeza de un piquete de soldados, Suárez ingresó a Santa Cruz y reafirmó con esa actitud de fuerza la declaración del Cabildo Abierto, que designaba una junta de gobierno que administraría autónomamente esa extensa región oriental. Ella estuvo constituida precisamente por los doctores Seoane y Lemoine y el comandante Suárez, quien quedó a cargo de la plaza.

Sabemos que con la derrota del primer ejército argentino en la batalla de Guaqui, librada el 20 de junio de 1811, y con la reconquista para el pendón español de casi todo el territorio del Alto Perú, efectuada por el brigadier realista José Manuel Goyeneche, comenzó una larga y terrible guerra de guerrillas en toda la extensa zona altoperuana, que no pararía sino cuando el ejército libertador del mariscal Sucre ingresara a La Paz, en febrero de 1825.

Al igual que en la zona occidental, en las regiones orientales del país también hubo muy connotados guerrilleros que mantuvieron el espíritu autonómico permanentemente, desde Cochabamba, pasando por Valle Grande, y siguiendo hasta Santa Cruz y tierras aledañas, sin claudicar hasta alcanzar la anhelada independencia nacional.

De los guerrilleros del oriente cabe destacar a tres formidables combatientes: Juan Antonio Alvarez de Arenales, Ignacio Warnes y José Manuel Mercado.  El primero, Arenales, de origen español, ya había comenzado su heroica gestión el 25 de mayo de 1809, en La Plata (Chuquisaca), siendo nombrado ese día Comandante General de Armas. Se podría decir que fue el primer gobernante del Alto Perú independiente. Posteriormente tuvo que fugar a la Argentina y retornó a las tierras altas con el segundo ejército auxiliar argentino, comandado por Belgrano. Pronto Arenales fue nombrado comandante de Cochabamba; mientras que Ignacio Warnes (otro oficial argentino de origen inglés), comandante de Santa Cruz. A ellos se sumó el tercer gran guerrillero oriental, José Manuel Mercado. Los tres se ocuparon de mantener el control patriota en la extensa zona abarcada por los actuales departamentos de Cochabamba y Santa Cruz, y lo hicieron heroicamente por más de dos años, desde 1814 a 1816. Y para consolidar el control de esa zona, Arenales combatió y venció en la célebre batalla de La Florida, el 25 de mayo de 1814, la mayor victoria patriota librada en el Alto Perú sin el apoyo de los ejércitos auxiliares argentinos.

Al conmemorar la gloriosa revolución cruceña de septiembre de 1810, es menester rendir tributo también a esos tres grandes próceres, Arenales, Warnes y Mercado, quienes, conjuntamente con los guerrilleros de la zona occidental del país, probaron el temple heroico del altoperuano que siempre ha demostrado gran amor por su tierra y por su libertad. Como dijo un eminente escritor español, gracias a la obra de esos guerrilleros, “Bolivia tiene bastante para vivir honradamente en la Historia”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia