Columnistas

La revolución rusa

Los líderes bolcheviques tomaron el gobierno para sí y establecieron la dictadura del partido

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Prudencio Lizón

00:24 / 19 de noviembre de 2014

Dentro de tres años se cumplirá el centenario de la revolución rusa, llevada a cabo el 7 de noviembre de 1917 (25 de octubre del calendario juliano que estaba vigente en Rusia en esa época); acontecimiento que cambió el curso de la historia del siglo XX. El partido bolchevique había crecido rápidamente desde que se inició la revolución burguesa en marzo del mismo año. Fue la famosa Tesis de Abril lo que había determinado principalmente tan espectacular incremento. En ella Lenin pregonaba el cese de la guerra, la entrega de la tierra a los campesinos, la constitución de un gobierno dirigido por los soviets (o congreso de obreros y campesinos), y la intervención de dichos soviets en la producción y distribución de la economía.

La revolución se efectuó casi sin derramamiento de sangre. Pocos días atrás, los líderes bolcheviques se habían organizado en un “comité revolucionario militar” con el objeto de coordinar preparativos para el levantamiento. El día señalado, es decir el 7 de noviembre, las fuerzas revolucionarias de soldados, marineros y guardias rojos tomaron los lugares estratégicos de Petrogrado y apresaron o pusieron en fuga a los miembros del gobierno provisional que regía el país. Hacia el atardecer, Lenin pudo anunciar la victoria en la sesión inaugural del segundo congreso de soviets de todos los rusos, al cual además le reconoció el poder absoluto. Este congreso proclamó entonces sus reglamentos fundamentales: el decreto de paz, el de tierras para los campesinos, y el que nombraba un congreso de comisarios del pueblo para gobernar el Estado.

En teoría, Lenin había cumplido con lo prometido: conquistar el poder absoluto para los soviets. Pero en realidad algo bien diferente había ocurrido. Los líderes bolcheviques, en su nuevo oficio de Comisarios del pueblo, se tomaron el gobierno para sí y establecieron la dictadura del partido. Hubo un momento en que pudo darse vuelta la tortilla. Fue cuando se efectuaron las elecciones para la convocación de la asamblea constituyente que debía dar la organización jurídica al Estado. Ahora bien, cuando se reunió la nueva asamblea que debía sancionar legalmente el cambio de régimen, se vio que los bolcheviques se encontraban en franca minoría. Solo obtuvieron la cuarta parte de las diputaciones.

La asamblea se reunió el 31 de enero de 1918. Lenin, quien estuvo presente, trató de que ella sancionase todas las medidas revolucionarias que su gobierno había tomado. Pero los asambleístas rechazaron los decretos propuestos y estuvieron a punto de desconocer al gobierno bolchevique. Ante ello, el Comité Ejecutivo Central de los Soviets publicó un decreto proclamando la disolución de la asamblea constituyente. Y a partir de aquel día la revolución rusa estableció definitivamente el régimen soviético, en el cual el poder soberano radicaba en el Congreso pan ruso de los soviets y en su Comité Ejecutivo.

Como se sabe, este régimen dictatorial perduró más de 70 años y dio lugar a algunos logros sorprendentes, como el triunfo sobre la Alemania de Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Pero a la larga estuvo condenado al fracaso, porque atentaba contra el bien más preciado del hombre que es su libertad. El derrumbe de la Unión Soviética provocó el desmoronamiento de todos los regímenes comunistas de la Europa Oriental. Y dio lugar al derrumbe más significativo de dichos acontecimientos, como fue la caída del muro de Berlín y la consecuente reunificación de Alemania.

La obra política sustentada por el marxismo leninismo e implantada en la Unión Soviética y en todos los Estados socialistas que se organizaron después de la Segunda Guerra Mundial terminó por hundirse, demostrando con ello que las políticas de estatización que convierten a todos los individuos en empleados públicos determinan a la larga la conformación de una pesada burocracia, con seres humanos opacados, sin iniciativa ni creatividad, y sin el deseo de desarrollarse y progresar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia