Columnistas

Otro 11 septiembre: censo y política

De no haber tanta chicanería criolla, localista y sobre todo política, podrían encontrarse acuerdos

La Razón / Tejiendo pistas - Xavier Albó

00:00 / 15 de septiembre de 2013

Mi profecía de que se calmarían las aguas con la comisión del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade) sobre el Censo 2012 no ocurrirá mientras haya pugnas por recursos, apelando a los resultados no matizados de dicho empadronamiento. Esa es la raíz del paro del último “11 de septiembre”, el quinto que yo conozco con conflictos. El anterior, en 2008, fue la matanza de Porvenir, Pando. En 2001, fue el 11-S contra las Torres Gemelas, el Pentágono y... ¿el Capitolio?

En 1973, Pinochet contra Allende y la democracia; y en 1714, el borbón Felipe V contra la autonomía catalana, por lo que ahora ese día es “la” fiesta nacional en mi país ancestral.

Lo del jueves es sólo una pulseta comparado con otros 11-S. Tiene dos componentes entrelazados: uno político, MSM-Alcaldía de La Paz vs. MAS-Gobierno (central y departamental), y otro componente técnico sobre la validez de las cifras del Censo 2012 sobre la ciudad de La Paz, la única capital con pérdida de población y, por ello, con un recorte de recursos.

De no haber tanta chicanería criolla, localista y sobre todo política, que amplifica las discordias, podrían encontrarse acuerdos. Un punto especialmente sensible y aún poco transparente es cómo se distribuyen fiscalmente los recursos con “Código 0”, por estar en áreas sin límites bien definidos. En este punto hay permanentes conflictos ente La Paz (del MSM) y los municipios del contorno (del MAS), a diferencia de El Alto, donde unos y otros son del MAS.

Tarde o temprano debemos potenciar la macroregión metropolitana, que permita concertar entre sus componentes a La Paz, El Alto y el amplio círculo de municipios del contorno, a los que ya llega la expansión de lo mancha urbana y que, en su dirección conjunta, deje en un segundo plano las diferencias políticas.¿Y el Censo 2012? Más allá de si hubo o no negligencias e incompetencias, hay que reconocer que los momentos y ritmos técnicos y los políticos son distintos y, entonces hay que hacer malabarismos en la cuerda floja para atender a ambas, con el principio de gramática parda de que lo mejor es enemigo de lo bueno. Así se explica, en nuestro caso, la fuerte presión desde el Ejecutivo para que el censo “sí o sí” se realizara a fines de 2012 para distanciarlo del siempre cálido clima preelectoral. Por lo mismo, tampoco hay que pensar en nuevos censos inmediatos.

Dirk Jaspers, director del Celade, que nos visitó para concertar el enfoque de su comisión sobre el pasado censo, y se decidió no cuestionar la línea base oficial; evitar la palabra “validar” (o no) el conjunto del censo; y no hacer ya una encuesta poscensal, demasiado tardía. Se harán recomendaciones de cara al futuro, señalando aspectos que necesitan mayor atención. Se podrán corregir datos censales, cuando haga falta. Al final, se recomienda un seminario internacional para discutir los resultados.

No es un problema sólo local. En Perú el Censo 2005 debió descartarse y se realizó otro (y en un nuevo gobierno) en 2007. Y en Chile, pese a su sofisticación estadística (ahí está incluso la sede del Celade), el propio Piñera ha pedido disculpas por el Censo 2012, después que una comisión detectó un inaceptable 9,3% de omisión; recomendó no usarlo para planificaciones y preparar otro operativo para 2015 (ya con un nuevo gobierno). En ambos casos se había optado por primera vez por un periodo censal más largo con empadronadores pagados y mejor preparados, en vez del clásico operativo masivo en un mismo día. Pero aumentaron demasiado las omisiones censales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia