Columnistas

El silencio de Cristal

Con coherencia y convicción imperturbables, Cristal asumió la comunicación social en un sentido ético.

La Razón (Edición impresa) / Cergio Prudencio

00:30 / 08 de septiembre de 2013

Ha sorprendido el silencio voluntario y definitivo al que acaba de adscribirse Radio Cristal. En mi caso estoy viviendo como una pérdida, porque esta emisora fue referencial en mi cotidianidad de años y años. Me falta algo ahora. Lo digo sin patetismo.

Más allá de lo personal, la ciudad toda, Nuestra Señora de La Paz, pierde así a una de sus voces más propias; más paradójicamente propias, diríamos.

Porque haber apostado a la mesura y la sobriedad en tan estridente urbe fue casi una ironía; y haber ofrecido serenidad y equilibrio en esta metrópolis excesiva y extrema fue sin duda remar aguas arriba.

Sin embargo (y tal vez por contraste) Cristal encontró pertenencia en los habitantes de estos laberintos; por ejemplo entre quienes en el turbulento y largo proceso de recuperación democrática buscábamos certidumbre informativa sobre el dramático devenir político; o entre quienes formábamos criterio con base en análisis de especialistas; o quienes dominicalmente asistíamos al único tiempo cultural riguroso de la radio y la televisión; o quienes por cuatro décadas simplemente sintonizábamos la música de las grandes minorías o la del acompañamiento de las horas; por sólo hacer algunas menciones.

Con coherencia y convicción imperturbables, Cristal asumió la comunicación social en un sentido ético, trascendiendo tendencias de coyuntura y —por sobre todo— poniendo al oyente en estima y respeto, dando por precepto su inteligencia y sensibilidad. Un mérito al que no asoman la mayoría de medios bolivianos, digámoslo al pasar.

Cristal podrá preciarse en su rica historia de haber formado y proyectado a no pocos periodistas de talla en esa alta misión, y de haberle dado voz a muchas voces (la mía, entre otras, con el insurgente grupo Aleatorio de fines de los 70, en su programa Ventana a la música).

Cristal podrá también preciarse de los registros sonoros de incalculable valor que produjo en entrevistas y reportajes a protagonistas de la vida nacional e internacional; hombres y mujeres de la política, la cultura, las artes, el periodismo y la economía, cuyo testimonio es memoria contemporánea. Un patrimonio sin parangón en el país, que el Estado podría recuperar para su catalogación y difusión entre las generaciones.

Mario Castro fue el timonel de esta nave que hoy encalla tras cuatro décadas de navegación. Fue la mano que la enrumbó hacia los caros objetivos aquí apenas apuntados, a sabiendas de muchos otros que la Historia sabrá valorar en su dimensión y con justicia.

En los últimos tiempos varias veces pensé en llamar a Mario tan sólo para agradecerle por prodigarnos su frecuencia 102.9 FM. No lo hice. Qué pena siento al hacerlo en esta circunstancia, justo la de su silencio...

En gratitud, admiración y afecto, guardaré los recuerdos de una experiencia entrañable a la que ha llamado la diana del clarín. Hasta siempre con Cristal.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia