Columnistas

El soberano por sobre el embuste

Las tesis del retorno a un estado de polarización o de respaldo al Estado de derecho no son sostenibles

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Ernesto Ichuta Nina

02:00 / 03 de marzo de 2016

Pasada la celebración del referéndum constitucional y conocidos los resultados que dieron ventaja al No (51,3%), por un estrecho margen sobre el Sí (48,7%), resulta imperativo reflexionar acerca del papel que las élites desempeñaron en el proceso, pues parece haber sido determinante.

A partir de nuestra condición de masa, nuestra historia da cuenta de episodios gloriosos y dramáticos que no solamente pueden atribuirse a la “energía” de este sujeto político, sino también al conflicto que caracteriza precisamente a las élites, las cuales históricamente se disputaron la conducción de procesos asumiendo el papel de educadoras de las masas, limitando de esa manera su racionalidad y su capacidad de autodeterminación. Tal conflicto se reveló en el proceso electoral que acaba de culminar, tanto que la libertad en el ámbito de la toma de decisiones electorales fue seriamente reducida debido a la deformación del proceso en una guerra de imputaciones que ubicó al oficialismo y la oposición en igual actitud de manipulación de las masas.

En efecto, mientras que la élite gobernante dispuso de todo el aparato propagandístico para continuar con su sistemático objetivo de agrandar su clientela, del mismo modo las élites opositoras mediatizaron sus estrategias abanderadas por un “periodismo” tóxico y degradante. Pero mientras que en el primer caso los tradicionales medios de comunicación fueron utilizados como dispositivos de control de las masas, en el segundo caso las redes sociales fueron utilizadas como mecanismos de activación de las mismas, a partir de la generación de información confusa y de dudosa calidad que no tardó en esparcirse.

Esa vieja forma de maniobrar a las masas no fue diferente de la actitud de las élites gubernamentales, las cuales además de dedicarse a infundir miedo por posibles retornos de aquella vieja clase política que se resiste a desaparecer, se empeñaron también en proyectar al caudillo como un mesías, advirtiendo de posibles desastres si no se aseguraba su celestial continuidad. Ante ello, predeciblemente las elites opositoras pasaron a revelar las más variadas denuncias a través de un periodismo que arrogándose el papel de autoridad moral alteró rápidamente este estatus, para asumirse como autoridad pedagógica tratando de orientar el qué hacer de las masas, juzgando-informando o informando-juzgando y por tanto no informando, amén de su tarea de revivir muertos, matar vivos y banalizar un proceso.

Similar a aquella marrullera “encuesta flash” publicada por el diario Página Siete, cuyo suplemento Decisión 2016 titulaba: “El No remonta en todo el país (47% frente al 28% del Sí)”, sobre la base de una encuesta cuya muestra estuvo compuesta por 600 personas de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz; es decir ¡150 personas en promedio! Y en el colmo del exabrupto, señalaba la publicación que “el caso Evo-Gabriela impulsa al No en el eje”, sin presentar una sola evidencia ni una simple correlación de datos para sostener la afirmación.

Por ello, las tesis del retorno a un estado de polarización o de respaldo al Estado de derecho a las que dieron origen los resultados del referéndum no son sostenibles; porque los defensores del No conformaron un bloque variopinto cuyo único rasgo común fue su carácter elitista y su relación inimaginable en otras circunstancias, ya que muy a pesar suyo incentivaron los odios raciales; y porque la tesis del respeto al Estado de derecho corresponde precisamente a ese conflicto elitista que buscó convertir el evento en un acto plebiscitario. Pero por sobre esos embustes la racionalidad del soberano parece haberse expresado a través de la falta de respuestas definitivas y el apremio a la rectificación política.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia