Columnistas

Una sociedad civil comprometida

Una sociedad civil fuerte y vibrante es la mejor garantía de una democracia efectiva

La Razón / Morten Elkjær

00:45 / 03 de abril de 2012

Una sociedad civil fuerte y vibrante es la mejor garantía de una democracia efectiva. Esto escribió el filósofo francés Alexis de Tocqueville en 1830, y profundizó que la cooperación que se produce, tanto como la confianza mutua que se requiere cuando las personas se reúnen en organizaciones cívicas, enseñan a la gente a abandonar sus intereses egoístas y trabajar juntos para encontrar soluciones comunes. Hoy, más de 180 años después, todo indica que Tocqueville tenía razón: La sociedad civil es aparentemente más importante que nunca en crear gobiernos democráticos y un desarrollo que beneficie a todos.

Por lo tanto, no es de extrañar que las partes en el “4° Foro Alto Nivel Sobre la Eficacia de Ayuda al Desarrollo”, que tuvo lugar en Busan, en diciembre de 2011, los gobiernos acordaron que la sociedad civil siempre debe ser involucrada en el camino hacia mejores democracias y niveles de vidas. Las partes declararon sus compromisos para ayudar a organizaciones de la sociedad civil en todas partes del mundo a mantener su independencia y libertad, y para apoyar a estas organizaciones a ser cada vez más responsables y efectivas en sus esfuerzos para el desarrollo sostenible en sus respectivos países.

Dinamarca está firmemente de acuerdo con este enfoque. Nosotros mismos somos un país con una larga tradición de una sociedad civil muy comprometida. Hay solamente cinco millones de habitantes en Dinamarca, pero no obstante más de 65.000 organizaciones cívicas de toda clase: uniones deportivas, comunidades religiosas, organizaciones ambientales y asociaciones políticas. Juntos crean una sociedad donde, más que una excepción, la regla es que la población se involucre en su comunidad, resolviendo desafíos locales a través del diálogo.

En la Unión Europea somos afortunados de tener una de las democracias más estables del mundo, en gran parte gracias al papel que juega la sociedad civil. Por lo tanto, también es una política explícita para nosotros que nuestra cooperación al desarrollo con otros países involucra a la sociedad civil en alto grado. Esto significa, entre otras cosas, que trabajamos juntos con las organizaciones de la sociedad civil en los países socios para crear un diálogo público, donde cada ciudadano puede expresar su opinión, y que estamos trabajando para mejorar la participación de la sociedad civil en relación con legislaciones nacionales y políticas públicas. Así, en nuestra cooperación con Bolivia, la sociedad civil boliviana participa en todos los ámbitos donde estamos.

En la cooperación, no es nuestro afán dictar el camino hacia el desarrollo. Ésta es la prerrogativa del pueblo en cualquier país. Más bien, la tarea de la cooperación internacional consiste en procurar que todas las partes tengan la capacidad y el conocimiento para participar en el proceso de desarrollo, incluso los grupos más vulnerables y marginados. Éste es un elemento necesario —aunque no suficiente— de una democracia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia