Columnistas

No sólo cifras

Lo que falta es la voluntad para repartir con equidad esta riqueza, y lo que sobra es la ambición

La Razón / Lucía Sauma

00:36 / 28 de junio de 2012

En qué mundo ha nacido este bebé? Se preguntaba el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el 31 de octubre de 2011 cuando nació el habitante 7 mil millones del planeta. “A un mundo donde sobran alimentos pero hay mil millones de personas que padecen hambre”, se respondía el representante de la ONU.

América Latina tiene 590 millones de habitantes, quienes viven en una de las regiones más desiguales del mundo. Por ese motivo el mayor problema no es la cantidad de personas, sino la satisfacción de sus necesidades básicas; y no es que no exista el agua, los alimentos, los medicamentos, los médicos, la tierra para producir, las casas para habitar, lo que falta es la voluntad para repartir con equidad esta riqueza y lo que sobra es la ambición y la locura de acumulación que tienen unos pocos en perjuicio de la mayoría.

Esta situación de inequidad en Bolivia la explica el investigador Alfred Gugler, poniendo como ejemplo el reparto de Bs 100 de ingreso entre 100 ciudadanos. En total, los diez más ricos recibieron hasta Bs 46, mientras que los diez más pobres obtuvieron apenas 17 centavos, es decir 270 veces menos.

Al mal reparto de la riqueza también se debe agregar el mal reparto del espacio. Poco más de la mitad de los casi 11 millones de bolivianos viven en La Paz y Santa Cruz, los otros siete departamentos  están despoblados.  Esto genera inequidad en el crecimiento de la mayoría del territorio nacional, una suerte de abandono de lugares ricos en recursos como Beni, Tarija y Chuquisaca, donde se acumulan grandes extensiones de tierra en pocas manos.

Otro tema que tiene que ver con el análisis de la población es la creciente y caótica urbanización a la que ha cedido la población en búsqueda de mejores condiciones de vida; 7 millones de bolivianos viven en el área urbana y poco más de 3 millones en el área rural. Entre las causas de la creciente urbanización están la pobreza y las pésimas condiciones de vida de los habitantes del área rural, debido a la falta de servicios básicos (como agua potable, electricidad, ambientes insalubres, etc.). Entre las consecuencias de esa desordenada urbanización está la marginalidad a la que son sometidos los migrantes que llegan a las ciudades, donde más que mejorar sus condiciones de vida aumentan sus frustraciones y se resignan a la discriminación. Además, el abandono del trabajo agrícola pone en peligro la seguridad alimentaria de todos los ciudadanos.

El Censo 2012 tiene que servir para trazar políticas públicas que redistribuyan mejor la riqueza, el espacio, las oportunidades en el área rural y el reordenamiento de las ciudades. Detrás de las cifras están las esperanzas, los días de vida, las horas de trabajo, de los casi 11 millones de bolivianos y bolivianas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia