Columnistas

No sólo de política

No se trata de que uno es frívolo, escapista y que no le interesa la realidad nacional

La Razón / Miguel Vargas

00:00 / 22 de septiembre de 2013

Cuando llegué a la casa de un eminente arquitecto, lo vi apesadumbrado. Me imaginé de todo: que se le presentaron problemas económicos, líos de pareja, obstáculos en su estudio, hasta conflictos ideológicos. El problema era otro: el abundante trabajo le había impedido ver en la Tv la final del show de imitadores Yo me llamo.  

Este hombre, que siempre había tenido como charla la ineficacia del Gobierno y de los opositores, ahora estaba visiblemente compungido por no poder ver su programa.

Muy aparte de la valoración sobre lo artístico que es el que un cantante se presente a un concurso para imitar a un solo personaje o la opinión sobre los jurados idóneos, queda claro que el canal en cuestión le dio un sopapo a la competencia en esa franja horaria, repleta de analistas e informativos. No sólo de política vive el boliviano.

Eso de creer que cuando uno abre el periódico o agarra el control remoto sólo es para ver qué dice un político sobre otro o qué pasa en torno a la plaza Murillo —porque “política” es una palabra demasiado grande para los actuales oficios mediáticos, pues hay política en los barrios, en las actividades gremiales y comunidades de todo el país—, es tener un preconcepto pobre de la audiencia.

El acercamiento a la farándula y el entretenimiento —como el que está haciendo Unitel con éxito en la pantalla chica— o a las artes —como hace Culturas Tv, que amplía cada vez más su horario y sus canales de difusión—, la aparición de páginas web dedicadas a las artes —como Pienso Música o Rock&Bol— y de revistas de moda y cultura —como Celofán—, sólo son una muestra de que la gente tiene otras preocupaciones; es más, habemos personas —me incluyo— que elegimos mil veces enterarnos de las propuestas de unos artistas visuales bolivianos en una exposición en Houston o la posición de Katy Perry en los charts de preferencia, que los reclamos de un opositor y su respectiva respuesta.

No se trata de que uno es frívolo,  escapista y que no le interesa la realidad nacional. Simplemente, no estamos de acuerdo con la definición de cobertura política imperante, la del periodismo declarativo —de “él dijo y él le respondió”, haciéndolo pasar por parte y contraparte—, que deja muy mal parada a la labor de  investigar, escudriñar en documentos, ser testigos en el lugar de los hechos e informar sobre sucesos importantes. El chisme político vale igual que el de los reality show.

La política, así, no me interesa. Prefiero nutrir mis necesidades estéticas. Y como yo hay mucha gente, más de la que se imaginan. Queridos medios: no sean malitos y dennos más de lo que realmente necesitamos.

Es periodista de La Razón.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia