Columnistas

El solsticio en la cultura andina

La determinación de declarar feriado nacional el 21 de junio carece de toda base histórica

La Razón / Ramiro Prudencio Lizón

00:57 / 20 de junio de 2012

El 21 de junio de cada año ha sido declarado feriado nacional, porque corresponde al solsticio de invierno en nuestro continente; fecha en la que se celebra el Año Nuevo Aimara en las comunidades campesinas del altiplano. Como se tiene conocimiento, el solsticio de invierno, que determina la noche más larga y el día más corto del año, ocurre en nuestro hemisferio del 21 al 22 de junio; mientras que el de verano, donde la noche es la más breve del año, y el día el de mayor luminosidad, del 21 al 22 de diciembre.      

Desde las culturas más antiguas del mundo, siempre se había festejado la fiesta del nacimiento del sol, después de la noche más larga del año. En el imperio romano y en base al calendario juliano, se había fijado el solsticio de invierno el 25 de diciembre. Y, precisamente, con el fin de que esa gran fiesta pagana se cristianizase, el emperador Constantino decidió que el nacimiento de Jesucristo coincidiera con el solsticio, considerando al Salvador como el verdadero sol de la humanidad. Al mismo tiempo, se determinó que el solsticio de verano, que se estimaba que sucedía el 24 de junio, fuese la conmemoración de San Juan Bautista.

Pero con la sustitución del calendario juliano por el gregoriano, efectuada por el papa Gregorio XIII, en 1582, fue imprescindible buscar astronómicamente una nueva fecha para los solsticios y equinoccios. Y fue el astrónomo danés Tycho Brahe, corroborado por su discípulo Kepler, quien determinó, a fines de ese siglo XVI, que los solsticios de invierno y verano se sucedían entre el 21 y 22 de diciembre y entre el 21 y 22 de junio, respectivamente.  Este importantísimo descubrimiento sólo se pudo confirmar en el siglo diecinueve.

Ahora bien, cuando los conquistadores españoles llegaron al continente americano, trajeron las dos grandes fiestas cristianas de San Juan y de Navidad, que ellos creían que coincidían con los dos solsticios. Y esas fiestas se confundieron con las que probablemente tenían los incas en honor al sol. Es por ello que en el Cuzco se celebra la gran fiesta del Inti Raymi (el nacimiento del Sol) el 24 de junio. Pero no hay seguridad de que en la cultura incaica se festejase el solsticio de invierno en la misma fecha, porque, según Garcilazo de la Vega, los incas “contaron los meses por lunas, de una luna nueva a otra, y así llaman al mes ‘quilla’ como a la Luna”.

Si una cultura tan adelantada como la inca mantenía todavía el calendario lunar que distorsionaba el comienzo de las estaciones, ¿cómo los aimaras, que también tendrían dicho calendario, habrían descubierto que el solsticio es fijo y que se cumple en el calendario gregoriano al día siguiente de la noche del 21 al 22 de junio?

Lamentablemente, un grupo de antropólogos e indianistas se están esmerando en los últimos años en crear una cultura aimara, pero sin preocuparse de estudiar a los cronistas de la época colonial. Al extremo de que han concebido una pretendida religión aimara “cosmogónica”, relacionada con el solsticio, y que se enfrentaría a la tradicional religión cristiana, la cual ha calado muy hondo en nuestros campesinos desde hace más de 500 años. Pareciera que su fin sería el de descristianizar y paganizar al campesino indígena; pero ello es imposible, porque basta señalar que todas las fiestas que se celebran en el altiplano y en todas las tierras altas del país tienen un origen religioso cristiano.

En consecuencia, la determinación de declarar feriado nacional el 21 de junio carece de toda base histórica, porque nunca se ha conmemorado nada en ese día. Mientras que la noche que antecede al día de San Juan se la ha considerado,  desde hace siglos, como la noche más larga y fría del año, porque precedía al nacimiento del sol. Y en todo el altiplano y en todas las ciudades altas del país, había la costumbre de prender fogatas y de hacer grandes fiestas, para calentar la tierra y honrar a la vez, siguiendo el tradicional sincretismo religioso de nuestro pueblo, tanto a la Pachamama como al santo que bautizó a nuestro señor Jesucristo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia