Columnistas

De sueños y otras sorpresas anuales

Lo que realmente me alegró la vida fueron las campañas pro bibliotecas que inicié a principios de 2014

La Razón (Edición Impresa) / Homero Carvalho Oliva

00:00 / 01 de enero de 2015

El año pasado realicé algunos sueños, entre los que puedo mencionar la obtención de un título profesional y un diplomado; asimismo, la publicación de la Antología Bolivia, tu voz habla en el viento, que reúne a 55 autores nacionales y extranjeros que poetizan, narran y explican nuestro país, entre ellos tres premios Nobel de literatura. Con el apoyo de la Imprenta Sirena publiqué el libro La poética de las aguas, que incluye a 29 poetas del Beni, cuya edición fue donada íntegramente a la Casa de la Cultura del Beni y al Centro Cultural San Ignacio de Moxos. En mis columnas periodísticas, a lo largo del año, reseñé más de 40 libros, la mayoría de ellos de autores bolivianos. También comenté festivales de teatro, de literatura, de cine y ferias de libro. Sin falsas modestias, puedo decir que, en la prensa escrita, plagada de analistas políticos, me enorgullezco de ser uno de los pocos columnistas que se ocupan de la literatura boliviana en particular y de la cultura en general, impulsando la carrera de muchos jóvenes escritores y artistas.

Sin embargo, lo que realmente me alegró la vida fueron las campañas pro bibliotecas que inicié a principios de 2014 y que contaron con el apoyo de mi esposa y de mis hijos Brisa Estefanía, Luis Antonio y Carmen Lucía. Primero fuimos donando una parte de nuestros libros a varias de las bibliotecas de barrio de la capital cruceña, y después a pueblos y comunidades campesinas. Agradezco a las personas que donaron sus libros para que yo los haga llegar a otras bibliotecas. Una de las campañas más gratificantes que organicé con mis hijos fue la de recolectar libros de El Principito de Antoine de Saint Exupèry para la biblioteca infantil. Realicé algunos talleres de literatura en varias ciudades de Bolivia y no pude concluir con uno que inicié en la Escuela de cine, porque mis ocupaciones laborales no me lo permitieron. Creo que este año participé en demasiados encuentros y conferencias sobre literatura y leí mis poemas dentro y fuera del país.

Cometí errores y también aciertos y agradezco “alma/mente” a la gente que me quiere con mis grandes defectos y mis escasas virtudes, porque creo que es la única forma de amar. Cada fin de año reflexiono acerca de los sueños y las sorpresas del año que se fue y ahora cierro una etapa, la de encuentros, talleres literarios y presentaciones de libros de otros autores para dejar espacio a las nuevas generaciones. Creo que ha llegado la hora de alejarme de la farándula literaria, para que, siguiendo el consejo del Tao que dice “conocer a los demás es sabiduría/conocerse a sí mismo es iluminación”, me dedique a recorrer el camino de mi cuerpo hacia mi alma, porque el camino más largo y difícil es el camino hacia uno mismo. Así tendré tiempo para escuchar los sonidos de las ciudades y del campo, de mirar el cielo y sus misterios, y de sentir mi hogar y sus frutos, para volver a creer que la poesía es nuestro último Paitití.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia