Columnistas

El teorema Corimexo

Los enemigos del video de Corimexo han logrado lo contrario a lo que buscaban, masificándolo.

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri

00:00 / 16 de septiembre de 2016

Si no fue una estrategia inteligentemente montada, merecería serlo. El solo temor a un spot que ni siquiera está circulando por la televisión, que ni siquiera ha sido terminado, ha promocionado la industria “cien por ciento cuero” hasta el punto que el 95% de mis alumnos (varones y mujeres) de uno de mis cursos en la universidad vieron el avance de dicha filmación de casi cuatro minutos difundida a la prensa, y que pronto se viralizó hasta el escándalo.

O sea que sin ser ni siquiera un spot ya todo el mundo habla del video; o sea que sin haber nacido ya es famoso; o sea que sus enemigos han logrado lo contrario de lo que querían. El video causó furor. Ojo, lo que sí salió fue un spot normal con la misma protagonista pero vestida. Fue el spot más esperado. Se había posesionado a la modelo, a la marca y a la publicidad; como si el escándalo tan solo fuera la cama para este otro lanzamiento.

Ahora, lógicamente que hay quienes están a favor y en contra; los que ven en este tipo de tomas un avance democrático hacia el derecho de mostrar el cuerpo, y los que consideran que son una vulgarización, una amenaza contra la mujer, e incluso que esto patrocina la violencia doméstica. Ambos extremos (ojo que hay un sinfín de grises) tienen argumentos que solo pueden ser justificados desde el lugar del que se ve la realidad. Interpretar que un video de esta naturaleza rompe la Ley 348 sobre una supuesta violencia mediática hacia la mujer es un punto de vista, una subjetividad. Al otro lado se podría decir que en realidad resalta la belleza femenina, que hace 200 años intentaron llevar a la hoguera a Francisco Goya por retratar a la duquesa de Alba totalmente pilucha (que casualidad, también sobre un sillón) y hoy La maja desnuda es uno de los cuadros mayores del Museo de El Prado.

Y es que todo depende desde el cristal con el que se vea. Algunas de mis amigas han tirado el grito al cielo, pero la modelo Stephanie Herela ha respondido contundentemente: ella soñó por años hacer una publicidad así... ¿Puede alguien legislar sobre la voluntad ajena? ¿Acaso no fueron las feministas norteamericanas las que quemaron sostenes en los años 70 como símbolo de libertad? ¿Acaso en Europa no hay movimientos feministas que se manifiestan con el torso desnudo?

La conclusión es fácil: el teorema Corimexo dice que lo que escandaliza, vende, mejor negocio si no hubo que poner ni un peso en los anuncios de televisión. Todo el trabajo de comunicación masiva lo hicieron los que protestan contra la filmación.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia