Columnistas

La tiranía de los grupos

En nuestras vidas en Whatsapp es común formar parte de grupos y los hay de todas las temáticas posibles, pero la mayoría suelen ser un martirio. La administración o moderación del grupo es fundamental.

La Razón (Edición Impresa) / Eliana Quiroz

00:24 / 17 de septiembre de 2018

Whatsapp es el sistema de mensajería digital más usado en Bolivia, tiene más usuarios que Facebook. En nuestras vidas en Whatsapp es común formar parte de grupos, y los hay de todas las temáticas posibles: los grupos de amigos de la época de colegio o de la universidad, grupos de padres y madres de familia, grupos de familia, grupos políticos e incluso grupos de distribución de alimentos de granja. Y la mayoría suelen ser un martirio. La administración o moderación del grupo es fundamental; y cuando no existe o no se tiene claras algunas normas básicas de respeto, aquello tiende al deterioro, al caos y a la tiranía. Quiero compartir un par de casos a modo de catarsis.

Caso 1: las solidarias tiranas. Este personaje cree la solidaridad es el valor mayor, en cualquier caso: el perrito perdido, la mujer golpeada, el árbol caído, el carnet de identidad encontrado, la situación de Venezuela, una declaración política fallida como una prueba irrefutable de maldad, una ballena encallada, etc. Esta persona decide publicar todos los mensajes relacionados con estas alertas en todos los grupos a los que pertenece, porque, obvio, todos deben ser solidarios.

En mi caso, no importó que el grupo se hubiera establecido para vender pollos, la denuncia de persona perdida, la alerta contra una organización política y un llamamiento a orar a Dios todos los días y a todas horas fueron más importantes, con un colofón agresivo y de película: “Si no quieres leer el mensaje, bórralo, pues”. Y una otra sugerencia igualmente tiránica de alguien que no quería ese spam en el grupo: “Si no respetan las normas del grupo, sácalas del grupo”. Ni la conversación ni el respeto a las razones de cada persona para estar en grupo son una opción para guiar decisiones, la única opción es la imposición.

Caso 2: la gente con iniciativa. En un grupo tuvimos la ingrata noticia de que una amiga estaba muy delicada de salud y que necesitaba ayuda. Se comenzaron a organizar para impulsar eventos de recaudación de fondos. Todo bien hasta aquí, pero alguna de las personas más activas del grupo tuvo una idea, crear un grupo temporal e incluir a algunas personas que se habían salido del grupo original excusándose o simplemente eliminando sus números. No se le podía ocurrir respetar la decisión de las personas que habían decidido salir del grupo y escribir una a una informando de la situación, y consultando si querían ser incluidas. Claro que no, era mejor abrir otro grupo e incluir a esas personas sin consultarles porque, por supuesto, no hay razón para respetar a nadie en un caso tan grave como ese, ¿no? ¡En Telegram todo es tan diferente! Estoy convencida que otra mensajería es posible.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia