Columnistas

En torno al TIPNIS

Evidentemente la construcción de una carretera puede provocar algún daño a la ecología local

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Prudencio Lizón

02:45 / 26 de agosto de 2015

Todavía existe oposición en el país a la construcción del segundo sector de la carretera que busca vincular Cochabamba con el Beni, a través del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Reiteradamente sus opositores han señalado que esta ruta destruiría la ecología de la zona, la cultura de los indios locales y, sobre todo, que será una nueva travesía para el comercio de la droga.

Este antagonismo recuerda lo sucedido con la carretera de Cochabamba a Santa Cruz, en los años 40. Grandes sectores de la población, sobre todo los opositores al gobierno del general Peñaranda, impugnaron el Plan Bohan que había señalado que un ferrocarril no era conveniente para unir a esas dos capitales, sino que era mejor una carretera pavimentada. Los argumentos de entonces también parecían sólidos: que el imperialismo yanqui colonizaría Santa Cruz  y que se iba a convertir la zona de la carretera en un desierto. En consecuencia, los congresistas cochabambinos y cruceños gritaban a voz en cuello: ¡Ferrocarril o nada! Y durante varios años hubo lo segundo: nada. Solo cuando se restauró la democracia, en 1947, se determinó la construcción de esa ruta. Y como sucede frecuentemente en el país, los miembros del MNR, quienes se constituían en los mayores adversarios de la carretera, fueron los que la inauguraron en 1953. ¡Y decían que era su gran obra! En verdad fue una gran obra, ya que Santa Cruz puede dividirse, histórica y económicamente, en dos etapas: antes y después de la carretera.

El camino pavimentado al Beni puede erigirse asimismo en otra gran estructura de integración y desarrollo. Pero por un sentimentalismo mal entendido, sus oponentes prefieren retrasar el progreso de ese gran departamento. Cabe señalar que sus argumentos son tan falaces como los esgrimidos en los años 40. Decir que con este acceso se incrementará el comercio de la droga resulta pueril.

En ese caso habría que condenar la vía de Santa Cruz a Puerto Suárez, porque facilita mucho más la exportación de la droga. Lo mismo la de Oruro a Pisiga y cualquier otra hacia el exterior. Por otra parte, apoyar la actitud de los indígenas locales es una gran ingenuidad. Éstos esgrimen que con dicha senda perderían su identidad. Y sus defensores aceptan esta posición; es decir que prefieren que esas pobres gentes continúen viviendo primitivamente, sin buena educación, sin atención a la salud y, sobre todo, sin acceso a la vida moderna.

En cuanto a lo ecológico, no se entiende por qué se estima que esos indígenas protegen la fauna y la flora. Ya hay fuertes acusaciones de que permiten la tala de árboles para la venta de madera al exterior. Ingenuamente se cree además que tienen el papel de guardabosques. Pero sucede lo contrario, como cultivan muy poco la tierra, viven mayormente de la caza y de la pesca. Es decir se constituyen en los mayores depredadores de la zona. Se considera que en ella ya no existen mamíferos más grandes que una rata, y el pacú habría desaparecido de los ríos locales.

Evidentemente la construcción de una carretera puede provocar algún daño a la ecología local; pero eso se reemplaza con el turismo que pasaría por ella. Además, los bolivianos por fin podríamos visitar fácilmente Beni y Pando. ¡Tanto han soñado los paceños con vincularse con el Beni! Pero por el departamento de La Paz es mucho más difícil. Ahora se seguiría la ruta La Paz-Cochabamba-Trinidad.

Algunos comentaristas señalan que la construcción de la carretera de Cochabamba al Beni, sin permiso de los lugareños, iría en contra de la actual constitución del Estado. Empero, se sabe que  la Carta Magna está plagada de errores. Prueba de ello es el problema suscitado actualmente por los indígenas de Takovo Mora que impiden la exploración y explotación de petróleo, indispensables para el progreso nacional. En consecuencia, lo importante es que el país tenga una ruta de desarrollo práctico hacia el Beni, y sería absurdo que el Gobierno se sienta obligado a paralizarla. ¡Las leyes se pueden cambiar, pero el progreso de la nación no se lo debe parar!

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia