Columnistas

El último apaga la luz

Se trata de una audaz propuesta que podemos denominar provisionalmente “la teoría de los puentes”

La Razón / Rubén vargas

00:05 / 29 de abril de 2012

El gobierno de la revolución democrática y cultural del presidente Morales ha vuelto a sorprender a propios y extraños con otra inédita innovación que, a no dudarlo, dará un giro copernicano por lo menos a dos campos del saber y del hacer humanos: la forma de hacer política y la forma de hacer carreteras.

      Se trata de la audaz propuesta a la que podemos denominar provisionalmente “la teoría de los puentes”. Para darle mayor dramatismo al anuncio de esta innovación, el Gobierno ha preferido hacerlo a última hora del viernes pasado, como quien dice entre gallos y media noche. Vayamos por partes.

El primer campo de aplicación de la “teoría de los puentes” es la siempre difícil gestión de conflictos. En este caso, la formulación más breve de la teoría puede ser la siguiente: “Cuando las papas queman, se decreta puente”.

Como el Gobierno sabiamente combina la teoría y la práctica, ya ha emitido el Decreto 1210 por el cual el magnánimo Primer Mandatario regala a los trabajadores en su día una jornada más de descanso, es decir les permite hacer “puente” de sábado a miércoles.

La acertadísima medida manda a descansar a los trabajadores justo cuando éstos están embarcados en una ardua lucha contra el Gobierno por el aumento salarial y por la resolución del conflicto de los médicos. A éstos, dicho sea de paso, el Gobierno, imbuido profundamente del espíritu de la lucha de los mártires de Chicago, quiere hacerlos trabajar ocho horas pero sin reconocerles ni un peso ni un beneficio más.

En conclusión, el Primero de Mayo, los trabajadores en lugar de salir a marchar, aprovechando el “puente”, podrán desplazarse “con más tranquilidad”, como les ha sugerido la ministra de Comunicaciones Amanda Dávila a tiempo de hacer conocer el decreto, “hacia poblaciones cercanas y ciudades” para fomentar el turismo interno. El problema es ¿con qué platita?, si justamente están peleando porque su sueldo no les alcanza.

Naturalmente, los empresarios privados podrían protestar porque este sorpresivo regalito a los trabajadores podría afectar sus intereses. No deben preocuparse, la ministra Dávila vela por su bienestar y salud: “Yo creo que la empresa privada también necesita un poco de descanso” declaró a la radio Erbol.

El otro campo de aplicación inmediata de la “teoría de los puentes” es la construcción de la carretera que partirá “sí o sí” en dos al TIPNIS. La prensa ha informado esta semana que, como parte de la “socialización” de la consulta póstuma a los indígenas, el Gobierno ha expuesto su plan de la “primera carretera ecológica de Bolivia”.

La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) distribuyó una presentación, con unos dibujos muy bonitos bajados de Internet, sobre las características de esta trascendental innovación. Esta carretera —consulta o no, el Gobierno y la ABC dan por sentado que atravesará por medio del TIPNIS— tendrá puentes de gran altura, túneles y pasarelas para el tránsito de los animales.

Los puentes y las pasarelas evitarán que los animalitos de Dios sean atropellados si intentan cruzar la carretera. Todo depende que sean disciplinados y obedezcan la señalización. En último caso, la ABC podría mandar a las cebras de La Paz para que organicen el tránsito de sus congéneres amazónicos. Los túneles, según el proyecto, contarán con ventilación e iluminación. Como se trata de una carretera ecológica, para ahorrar energía sugiero que también tengan un cartelito que advierta a los animales:

“El último en cruzar, apaga la luz”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia