Columnistas

La universidad y el desarrollo

Las universidades son los principales centros de formación de capital humano y desarrollo tecnológico

La Razón / Fernanda Wanderley Es socióloga.

02:50 / 22 de enero de 2012

Con la vuelta del rol más protagónico del Estado en la economía, se esperaría la revalorización del papel de las universidades públicas en el desarrollo del país. Estas, a pesar de los problemas que enfrentan, son los principales centros de formación de capital humano, de investigación y desarrollo tecnológico.

En contrasentido, el Gobierno ha tomado medidas que no fortalecen el sistema público universitario, cuando probablemente un buen porcentaje de los profesionales que trabajan en el Estado boliviano provienen de las universidades públicas.

Sin duda la problemática del sector universitario es diversa y compleja. Está relacionada con temas financieros, de calidad académica y gestión, para mencionar los más importantes. Tal vez los ejes más delicados en los últimos años son la autonomía y la rendición de cuentas de la universidad a la sociedad. No hay la menor duda de que el principio de la autonomía es central para generar un pensamiento diverso y crítico, además de ser un dique de contención contra el poder político que busca ampliar sus áreas de influencia. No menos importante es la mejora en la devolución de resultados a la sociedad.

Las experiencias de los países desarrollados y de reciente industrialización evidencian la enorme importancia de la inversión en formación de investigadores para el desarrollo de la ciencia y la creación de una infraestructura institucional de excelencia para estas actividades. El desarrollo de nuevos patrones de aprendizaje, capacidades científico-tecnológicas y dinámicas sostenidas de innovación productiva requieren de mayores niveles de inversión en investigación y formación de recursos humanos, en el marco del fortalecimiento de redes institucionales que coordinen la producción de conocimiento y su aplicación a los desafíos económicos, sociales y políticos.

El sistema público universitario, con sus centros de posgrado e investigación, son actores centrales en el fortalecimiento de las economías basadas en el conocimiento. En la actualidad, las universidades públicas ya no tienen la única función de brindar un servicio de educación a nivel de licenciatura, sino además enfrentan el desafío de convertirse en el impulsor de sociedades de conocimiento, a través de la formación posgradual y la investigación, en estrecha coordinación con el sector público, las empresas y la sociedad en general.

América Latina es una de las regiones más rezagadas en esta materia, con una participación de menos del 2% en la inversión mundial en ciencia y tecnología. Solo estamos peor que África y Oceanía. Bolivia está entre los países de la región con las menores tasas de inversión y con los sistemas nacionales de ciencia y tecnología menos desarrollados. Solo para contar con algunas cifras, Brasil responde por más del 61% de la inversión en este rubro en la región, seguido por México, con alrededor del 13%, Argentina con el 12%, y Chile con 4%.

Los resultados de estas inversiones se verifican en el mayor número relativo de maestros y doctores, artículos científicos registrados en bases de datos bibliográficas internacionales y número de patentes. De la misma manera, estos países cuentan con las mejores universidades en la región, como la Universidad Pública de San Pablo (USP) y la Universidad Pública de México (UNAM).  

Por lo tanto, la superación de los problemas de nuestro sistema público universitario requiere de políticas responsables que apunten a su fortalecimiento y a la incorporación de los posgrados en el centro de sus actividades, sino queremos comprometer nuestras capacidades endógenas para la generación sostenida de riqueza con inclusión social y distribución equitativa de la riqueza.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia