Columnistas

A dónde va Venezuela

Nicolás Maduro ha manifestado su predisposición a continuar la línea del comandante Chávez

La Razón / Jaime Iturri

00:58 / 08 de marzo de 2013

Si, como todo parece indicar, Nicolás Maduro gana las elecciones que se producirán en aproximadamente un mes en Venezuela, sería el segundo sindicalista en acceder al poder por la vía democrática en América Latina. El primero fue Luiz Inácio Lula da Silva. En la parte morena del continente hay otros dos campesinos en el poder: el uruguayo José (Pepe) Mujica y el boliviano Evo Morales. Eso en sí mismo ya es una revolución.

Con Maduro en el poder, comenzará una nueva etapa para Venezuela, pero dudo mucho que el cambio signifique un giro muy grande en la política de la patria de Simón Bolívar. Aquí, en Caracas, pude comprobar que, a pesar de que Chávez ha muerto, hay chavismo para rato. Y que para millones de venezolanos el Comandante es sólo comparable con Simón Bolívar.

Además, Maduro, en estos meses en los que efectivamente ha mandado en Venezuela, ha manifestado su predisposición a continuar la línea del comandante Chávez, tanto en lo nacional como en el plano internacional. No en vano el fallecido Mandatario lo presentó como su sucesor. Y ese mensaje ha sido captado alto y claro entre la militancia chavista, que ha demostrado ser legión caminando horas de horas para poder darle el último adiós a su líder. Ahí, en esa marcha, había incluso personas en sillas de ruedas buscando despedirse de Chávez.

Maduro puede lograr el sueño de Chávez, que como el Cid Campeador ganaría su último combate aun muerto. El Presidente fallecido siempre soñó con tener más de 10 millones de votos. Y esta puede ser la ocasión. Claro está que las fracciones dentro del chavismo se afirmarán. En gran medida este proceso se parece al peronismo. No sólo en la proyección histórica de su líder, sino en lo hondo que caló en la Historia. Hay peronismo de izquierda, lo hay de centro y de derecha (Menem, por ejemplo). Lo propio podría pasar con el partido de Chávez.

Mientras tanto, los acreedores de Venezuela, particularmente China, pueden respirar tranquilos. Habrá estabilidad en Venezuela; habrá presidente electo que firme los pagarés. La oposición (que reaccionó con mucho respeto frente a los acontecimientos) la tiene muy difícil. El anterior candidato, Henrique Capriles, es hoy gobernador de Miranda. Para habilitarse a las elecciones presidenciales, debe renunciar y tiene todas las cartas en contra. ¿Se animará a perder soga y cabra? Si Capriles no se presenta, ¿quién podrá reemplazarlo en la oposición e ir a una derrota segura? Venezuela ha ingresado a una nueva etapa. Después del luto habrá que pensar en las medidas para ahondar la revolución; y claro, para darles un buen vivir a sus ciudadanos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia