Columnistas

O te vas o Texaco

Entre 1972 y 1992 Texaco vertió 80.000 toneladas de residuos tóxicos en la Amazonía ecuatoriana

La Razón / Adalid Contreras Baspineiro

03:38 / 22 de noviembre de 2013

Año 2003. En la pared de una avenida quiteña, un grafiti acompaña la reposición de la acción judicial denominada Caso Aguinda, que en 1993 fue presentada en Nueva York por pueblos y comunidades de la Amazonía ecuatoriana en contra de Texaco Petroleum Company, acusándola de no limpiar adecuadamente la región a su salida en 1992, y de ignorar sus responsabilidades con los afectados. Después de diez años, las cortes estadounidenses, acogiendo un pedido de Texaco, deciden que el caso debía someterse a la decisión de la justicia ecuatoriana. Antes, en 2001, Texaco es absorbida por Chevron y por ello los pobladores de la Amazonía, con el caso Lago Agrio, ahora en el Ecuador, la demandan en pareja con Texaco, por daños ambientales.

Año 2011. Un juez ecuatoriano de la provincia Sucumbíos dicta sentencia, condenando a Chevron e instándola a pagar 18.000 millones de dólares, la mitad por indemnización a los afectados y la otra parte por daños punitivos. Como reacción, Chevron-Texaco demanda al Gobierno de Ecuador ante un tribunal permanente de arbitraje de La Haya para que pague esa deuda, argumentando fallas en el proceso judicial, aduciendo que en su momento el Gobierno ecuatoriano de turno le liberó de toda responsabilidad, y sindicando por los daños a otras empresas petroleras, incluida la estatal. Su denuncia la basa en un supuesto incumplimiento de disposiciones del Tratado Bilateral de Protección de Inversiones (TBI) firmado entre Ecuador y Estados Unidos y vigente desde el año 1997. Complementariamente, Chevron promueve una implacable campaña de desprestigio en contra de Ecuador.

Año 2013. Ecuador no acepta la demanda por estar basada en un tratado que entró en vigencia cinco años después de la salida de Texaco, y porque además de no tener efecto retroactivo, no es aplicable a un conflicto entre privados, es decir, las comunidades amazónicas ecuatorianas y una transnacional petrolera. El 13 de noviembre de 2013, la Sala de lo Civil y Mercantil de la Corte Nacional de Justicia del Ecuador ratifica que Texaco causó daño ambiental, por lo que le manda a pagar a los afectados 8.646 millones de dólares, más el 10% por reparaciones para el Frente de Defensa de la Amazonía que reúne a los demandantes.

Ya no hay grafitis en las paredes, pero “las manos negras de Texaco”, empetroladas y manchadas de brea que el presidente Rafael Correa muestra en el pozo Aguarico 4, donde sólo Texaco hizo gestión petrolera, simbolizan que hay miles de pozos que dejó abiertos, o mal tapados, o sin sellar, que afectan la salud de los pobladores de la zona y envenenan su selva; que no utilizó las técnicas adecuadas para proteger el ambiente; y que entre 1972 y 1992 extrajo 1,5 mil millones de barriles de petróleo, vertió 19.000 millones de galones de residuos, derramó 17 millones de galones de petróleo y 80.000 toneladas de residuos tóxicos, en lo que se considera es el peor desastre petrolero del mundo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia