Columnistas

La verdad sobre las inundaciones

Una vez más las inundaciones azotan a las tierras bajas y otras regiones de Bolivia. ¿Cuáles son las causas del aumento de la frecuencia de estas precipitaciones que afectan a miles de familias y perjudican la producción agrícola y pecuaria?

La Razón / Carlos Mojica

04:32 / 02 de marzo de 2012

A través de millones de años, en el planeta se han producido innumerables fenómenos naturales, como sismos, inundaciones y muchos otros. Sin embargo, es con la presencia del hombre  moderno que se producen los desastres naturales y éstos afectan sus actividades socio-económicas y su entorno ambiental. Un desastre natural es la coincidencia entre un fenómeno natural peligroso y determinadas condiciones vulnerables de la población humana.

En los medios de comunicación siempre se hace referencia a los fenómenos de El Niño y de La Niña, sin dar más explicaciones al respecto. Los medios los identifican como las causas de las inundaciones a nivel mundial, olvidando que estos fenómenos son totalmente naturales. Si El Niño y La Niña afectan al ser humano, significa que el ser humano no ha respetado estos fenómenos naturales.

Me pregunto también si los niveles elevados de lluvia pueden explicar totalmente la frecuencia y la gravedad de las inundaciones que hemos visto en los últimos años y observamos actualmente. Entonces, cabe preguntarse sobre las causas detrás de estos fenómenos.

Es bastante conocida la relación entre la deforestación y las inundaciones. Pues, los bosques son una suerte de esponjas naturales: en periodos de lluvia, son capaces de almacenar una cantidad notable de agua. De este modo, ésta no se va directamente a los ríos: se queda almacenada en los suelos boscosos y es posteriormente liberada lentamente. No se necesita ser ingeniero para darse cuenta de que en Bolivia la deforestación es una de las causas del incremento de las inundaciones.

Otra causa que cada vez genera más destrozos y daños a las poblaciones y al sector agropecuario es la ubicación de asentamientos, comunidades y predios. Muchos de éstos se establecieron sin considerar la distancia hasta los ríos y sin respetar el régimen de inundaciones natural que los caracterizan.

Se atribuye como responsable de este problema a la carencia de una planificación oportuna, y el incumplir las leyes y normas que regulan este tema (Plan de Uso del Suelo, la Ley Forestal y la Ley Agraria y principalmente la Ley de Medio Ambiente).

Concluyo enfáticamente que las inundaciones que están y han afectado a Bolivia tienen su origen en las actividades del hombre: la deforestación y el establecimiento de asentamientos y predios agropecuarios en zonas no aptas. Soluciones para este problema existen solamente a largo plazo. Como ser la reforestación, conservación de bosques naturales que aún existen, reasentamiento de centros poblados y el cumplimiento de las leyes relacionadas al cuidado y conservación del medioambiente. Sin todo eso, el país va a seguir sintiendo los efectos devastadores de las inundaciones.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia