Columnistas

Otra vez los militares…

Los militares piensan que los subalternos y civiles están descarriados y hay que enderezarlos

La Razón (Edición Impresa) / Esteban Ticona Alejo

00:49 / 13 de septiembre de 2014

Es común escuchar hechos como el encarcelamiento a varios militares de baja graduación que lideraron marchas pidiendo la descolonización en las Fuerzas Armadas. Aquí se practica la opresión del más fuerte amparado en el “fuero especial”, por el que un grupo de otros militares (hombres y mujeres) juzgan a sus camaradas. Recuerdo las masivas manifestaciones de los cabos, apoyadas masivamente por la ciudad de La Paz y algunas autoridades originarias  de varias provincias del departamento. Ha pasado un tiempo y ¿dónde está la convicción de esas personas que respaldaron a estos soldados cuestionando el colonialismo de las FFAA? No se escuchan voces de protesta. Desapareció la solidaridad a los militares presos, incluso las familias de algunos de esos soldados, que están en huelga de hambre frente al Ministerio de Defensa, reciben muy poca solidaridad; o ¿están siendo amenazados por la “inteligencia” del Ejército?, como se denuncia permanentemente.

Otra. Dos cabos son acusados de violación a dos jóvenes mujeres premilitares y el asesinato de una de ellas en Achacachi. Por otra parte, también en Achacachi, se ha denunciado el empleo de una brutalidad extrema contra estudiantes de la Unibol aymara por parte de instructores militares. Estos hechos son absolutamente cuestionables, y como siempre, se dice que están investigando. Escuché alguna explicación del porqué van los estudiantes de la Unibol al cuartel de Achacachi, dizque para capacitarse para una mejor defensa de la patria. ¿Defensa ante quiénes? ¿Invasión de quiénes? Cuando era estudiante en la UMSA, los integrantes de las FFAA que pasaban por la universidad eran cuestionados y hasta rechiflados. Y si había alguno que otro camuflado como estudiante, tenía que ir de civil, pues si se descubría que era militar o policía, se intentaba echarlo de las clases, diciéndole que era “gorila y golpista”. ¿En el “proceso de cambio” cuánto ha cambiado ese adjetivo de nuestras FFAA nacido en épocas de la dictadura militar?

Una yapa más (aunque habría muchas). Hace poco tiempo dos oficiales de alta graduación protagonizaron una reyerta por alcohol (muy al estilo gansteril) en el Colegio Militar del Ejército, y uno de ellos falleció en ese incidente. En fin, son acciones violentas y delincuenciales... Sabemos que en los últimos nueve años, la relación de las FFAA con el pueblo, y sobre todo con los movimientos sociales indígenas y campesinos, fueron cordiales y de aceptación mutua, como se puede ver en los desfiles cada 7 de agosto en honor a las FFAA. Sin embargo, en la cotidianidad esa práctica ya no se reproduce, pues reluce todo el espíritu opresor y violento y, sobre todo,  colonizador del cuerpo mediante la violencia física y descarnada, o con cierta mentalidad de reformatorio, que les hace pensar que los subalternos o los civiles están descarriados y hay que enderezarlos a toda costa.

A estas alturas la pregunta es ¿qué hacer con las FFAA? Un pensador radical apostaría por cerrar la institución, como lo hizo Costa Rica y nadie se ha atrevido a invadirlos sin su presencia. Otra salida sería fundar otro espacio único y académico de formación integral, que les permita recibir una mejor educación con valores básicos de respeto al ser humano (sin exclusividades), que al parecer están ausentes en su formación. ¿Kamachañanisa uka jaqi mat’aqirinakampixa, jaqi jiwayirinakampixa? Wakisispawa machaq amuyunaka yatichaña, jichha amuyupaxa, sarnaqawipaxa jaqir t’unjañatakikiwa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia