Columnistas

Había una vez…

Contar un cuento antes de dormir es una gran tarea para el que lo hace y para el que lo escucha

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

03:16 / 03 de abril de 2014

Me cuentas un cuento? ¿Habrá todavía algún niño que para dormir pida una historia de esas que comienzan Hace mucho tiempo en un lejano país…? Y la respuesta felizmente es sí, por supuesto que sí. La imaginación aún supera la televisión, la internet, los videojuegos. Sin la imaginación el mundo sería un tristísimo páramo falto de colores donde los humanos seguirían incapaces de volar porque no tienen alas, donde los animales no hablarían porque no tienen el don, donde la luna no sería de queso.

Contar un cuento antes de dormir es una gran tarea para el que lo hace y para el que lo escucha, uno inventa y el otro imagina, entre ambos construyen una amorosa y delicada labor. Para contar una hermosa historia todos los sentidos deben estar bien despiertos tanto por dentro como por fuera, es decir, que los ojos deben ver lo que está en frente, pero con mayor atención y sin impaciencia deben mirar desde dentro con los ojos del alma.

El arte de contar un cuento nace del hábito de leer, porque no hay mejor ejercicio para la imaginación que la lectura. Según un informe difundido en España, el perfil del niño que lee con frecuencia responde a las siguientes características: sus padres leen frecuentemente (78,1%), recuerdan que sus progenitores les leían de pequeños (93,6%) y les han comprado o regalado libros en el último año (88,2%). Por lo expuesto, puedo decir que la pretenciosa ambición de la presente columna es la de despertar a quien la lea el infinito goce de la lectura y la narración a propósito del Día Mundial del Libro Infantil y Juvenil, que se celebra el 2 de abril con motivo de conmemorarse el nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, para promover y fomentar en los niños el hábito de leer. Autor de La sirenita, Hansel y Gretel, El patito feo, El traje nuevo del emperador, La vendedora de fósforos, Andersen fue un incansable viajero.

Que la fecha valga para permitir que los niños y jóvenes lean, y los adultos nos demos a la tarea de leer lo mismo que ellos con el único propósito de imaginar juntos, para encontrarnos en algún secreto lugar, para  poder crear y recrear cuentos que nos proporcionen el goce de hacer posible lo imposible, de tocar lo inalcanzable y aunque sea por unos instantes sentirnos como dioses que construyen mundos a imagen y semejanza de nuestros sueños, porque, como decía el escritor español Pedro Calderón de la Barca: “¿Qué es la vida? Una ilusión,/una sombra, una ficción,/y el mayor bien es pequeño; /que toda la vida es sueño,/y los sueños, sueños son.”

A esta altura de la vida estoy convencida de que un número considerable de logros humanos se han hecho a base de sueños, de imaginación, de cuentos…

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia