Columnistas

Más que un viaje

Nadie gana fomentando actitudes y comentarios racistas, del lado que vengan

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

01:39 / 08 de enero de 2015

María Francesca falleció a los dos meses y medio de edad por muerte súbita la noche del 25 al 26 de diciembre de 2014, en el pueblo francés de Champlan (en las afueras de París), donde el Alcalde le negó el permiso para ser enterrada. Es que la niña era gitana y la autoridad argumentó que el cementerio debe priorizar a los vecinos que pagan impuestos.

Por otro lado, ser país de acogida o endurecer las leyes contra los migrantes es el dilema que tiene enfrentados a los alemanes, quienes se manifestaron el 5 de enero en diferentes marchas. Ambas informaciones tienen que ver con intolerancia y discriminación. Actitudes que se reproducen en nuestro medio. Por ejemplo, la publicación de una fotografía que muestra a ciudadanos alteños sentados en el piso del MegaCenter, donde llegaron a través de la Línea Verde del teleférico.

Los comentarios son múltiples, hay quienes sienten pánico ante la “invasión” de los nuevos visitantes. Están quienes piensan, con razón o sin ella, que perdieron toda privacidad y se sienten observados permanentemente. Y no faltan los que ven en los pasajeros del teleférico el aumento de sus ganancias.

Este medio de transporte ha creado un importante fenómeno sociológico. Los de arriba y los de abajo han comenzado a mirarse, también a encontrarse en una misma cabina, experimentar las mismas timideces para subir a un carro en pleno movimiento, a seguir un mismo recorrido suspendidos en el aire y por unos minutos a permanecer en las mismas condiciones de indefensión y dependencia.

Las reglas que existen dentro de la estación de cualquiera de las líneas, como las filas para comprar los boletos o el orden que se debe mantener al abordar una cabina, generan conductas más amigables y hacen real el letrero que dice: “Todos somos iguales ante la ley”. Al salir de la terminal, junto con el viaje acaban las reglas del orden y es evidente la falta de basureros, pasarelas, semáforos y señales para peatones. Allí también termina la convivencia y comienza el desencuentro, a través de mensajes racistas y discriminatorios en los que el otro es el único culpable de la basura amontonada, de la tierra que arrastran los zapatos, de todas las conductas inapropiadas.

Nadie gana fomentando actitudes y comentarios racistas del lado que vengan. Quienes temen una “invasión” se han preguntado ¿cuánta gente de El Alto trabaja en el MegaCenter, en las casas o en los negocios de la zona Sur? Y al revés, ¿cuánta gente de la zona Sur trabaja, visita o hace negocios en El Alto? Estamos viviendo una época de intensa movilidad social, lo que en la cotidianidad significa convivencia de polleras y vestidos en un mismo espacio y en igualdad de condiciones, para bien de los derechos humanos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia