Columnistas

Del vino, sus vapores

Los valles bolivianos cobijan muchos tesoros; parece que llegó la hora de compartirlos con el mundo

La Razón / Édgar Arandia

00:00 / 10 de marzo de 2013

La mayoría de la población boliviana todavía cree que somos un país bonsái, efecto que incorporó en nuestras mentes la clase hegemónica, que repetía hasta la saciedad que somos un país inviable, imposible, tan complejo que siempre será ingobernable, porque somos malos para todo. Un amigo poeta desea que Corea del Norte haga sus pruebas nucleares en Bolivia y asegura: “Nadie se percataría de que hemos desaparecido, ¡porque todo hacemos mal!”. Al recorrer Bolivia, sobre todo los lugares donde la productividad ha despegado, no podemos más que estar sorprendidos por los cambios que se operan en nuestro país.

Fue una gratísima sorpresa saber que en Calamuchita (Tarija) el ingeniero Sebastián Íñiguez haya domesticado, durante cinco años, la especie de uva que se requiere para elaborar el vino Carmenere, uno de mis favoritos. Su color, profundo y bello a la luz, es la primera sensación de que vamos a degustar un pedazo del universo, su aroma persistente y diverso es suavemente agradable, pese a su aspereza. ¿Cómo lo hizo este señor perdido en el sur de los valles de la Concepción? Con imaginación y perseverancia, sumado al amor que los enólogos tienen a sus obras.

En el valle tarijeño se está fortaleciendo la industria vitivinícola, porque trabajan autoridades municipales y de la Gobernación mirando el futuro, sin mezquindades, virtud que debe ser generada por el vino que siempre nos pone parlanchines y de buen humor. Sergio Prudencio es un reconocido enólogo, que siempre está dispuesto a compartir lo que sabe y lo hace de manera agradable, como un vino ligero, pero con la densidad de un experto.

Aunque parezca exagerado, muchos bolivianos ignorábamos que el vino formaba parte de nuestra  gastronomía tradicional, pero que en el occidente no es muy común, porque vino y picante no comulgan. Este rasgo cultural se origina en la llegada de las primeras cepas de Europa a Sudamérica, que también ingresaban  a nuestro territorio. Potosí tenía una gran demanda de vino durante los siglos XVI y XVII, por lo que los valles fueron el mejor cobijo para la moscatel de Alejandría, especie que se está extinguiendo en el mundo. Saenz, el poeta, decía que los bolivianos nos ocultamos de nosotros mismos. Una explicación puede ser que en el país de “encuevados” (Alberto Sánchez, peruano, dixit), disfrutamos de nuestros paraísos y nunca pensamos en exportarlos y, de esa manera; chilenos y argentinos nos capujaron la tradición, posicionando sus productos para la exportación, gran despliegue de marketing por medio.

En 1574, Luis de Fuentes fundaba Tarija, con una avanzada de hispánicos que ya poblaban San Lorenzo; en 1575 se instalaron los dominicos; en 1588, los agustinos; en 1606, los franciscanos; en 1628, los de San Juan de Dios y en 1670, los jesuitas. Todos los religiosos recibían tierras con siervos y encomendados para que las trabajasen. Lo que no sabemos con claridad es cuál de estas órdenes religiosas fueron los primeros productores del vino. En un documento de principios del siglo XVII, Gaspar Hernández de Córdoba ya menciona sobre las muchas viñas donde “...se cosechan gran cantidad de vino, maíz, trigo y ganado” y que sustentan “gran parte de la Villa Imperial de Potosí”.

En el régimen administrativo colonial, los españoles fueron los únicos propietarios de tierras. Ávila Echazú refiere: “…bien entrado el siglo XVII, los mismos fundadores o, mejor dicho, los herederos, como lo hicieran sus padres, labraron sus tierras, codo a codo con los indios encomendados”. En 1953, durante la Reforma Agraria, muchas de estas tierras pasaron a manos de los campesinos, luego hubo un reacomodo que estableció cierta simetría. Los valles bolivianos cobijan muchos tesoros, parece que llegó la hora de compartirlos con el mundo.

Es director del Museo Nacional de Arte.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia