Columnistas

La vuelta de la gente decente

Como individuos, la gente decente es apreciable, necesaria, modeladora. Como clase, una pesadilla.

La Razón (Edición Impresa) / José Ramón Cossío Díaz

00:21 / 30 de junio de 2016

La salida de Reino Unido de la Unión Europea ha comenzado a desencadenar diversos y complejos resultados. Ahí donde se habló del modesto efecto mariposa para comprender la relación de las cosas, aquí puede hablarse de una violenta sacudida con insospechadas consecuencias. En la larga noche del brexit resurgió con fuerza un viejo y peligroso sujeto: la “gente decente”. Nigel Farage, líder del Partido eurófobo de la Independencia de Reino Unido (UKIP), lo invocó con ánimo constitutivo en su discurso celebratorio. Dejó en claro que no se trataba de una mala aparición nocturna, ni de un improvisado recurso retórico. En su boca, la “gente decente”, como clase, estaba de vuelta, triunfante. Tanto, que desplazó a los explotadores europeos que habían privado a un buen pueblo de su libertad, pero cuya acción decidida había permitido, Farage dixit, declarar su independencia. Aludiendo a otras épocas y lugares, las posibilidades creadoras de un 4 o un 14 de julio se trasladaron al 23 de junio. La gente común nuevamente era sujeto de su historia y escribiría, por sí misma, las memorables páginas que la habrían de componer.

En los tiempos que corren, los individuos decentes son, además de escasos, una de las mejores cosas que tenemos. Personas que actúan y actúan bien, en lo que deben o tienen que hacer. Que no se indignan más que por lo que de suyo es indignante. Que acuden a sí mismos en momentos de crisis personal o social, sin culpar a otros de sus males. Que reclaman sus derechos sin propósitos pedagógicos ni vestimentas heroicas. Como individuos, la gente decente es apreciable, necesaria, modeladora. Como clase, es una pesadilla. Constituidos por sí mismos en la creencia común de un “nosotros” o creados externa e interesadamente como un “ellos”, el amorfo colectivo resultante se considera o se le considera revestido de inefables cualidades morales. Desde ellas, de una evidente superioridad con la cual puede juzgar o a nombre de la cual pueden emitirse juicios para quienes no satisfagan la condición predicada. Lo nuevo del caso británico es que el colectivo de los decentes se asume como sujeto histórico actuante con base en premisas autoconfirmadas de vencedor. Si la moral de la decencia permitió liberarse de los opresores europeos, ¿cuál es el límite de sus determinaciones? Si los británicos han podido llegar a tanto persiguiendo tan justas causas, ¿por qué excluir la constitución propia o la creación de colectivos decentes para la realización de objetivos tanto o más legítimos que la salida de una opresión puramente política?

Los años por venir se anuncian convulsos. Acomodos, desigualdades, conflictos, reinvenciones y supervivencias ya están aquí y se incrementarán. El mantenimiento de la dominación subyacente y requerida adquirirá nuevas formas y sofisticará las existentes. La experiencia nos ha enseñado a identificar populismos, neoliberalismos, racismos, clasismos o dogmatismos religiosos. De un modo u otro, conocemos sus instrumentos, instituciones, voceros y hasta, con mayor o menor eficacia, las formas de resistirlos o de al menos evitar sus efectos más perversos. Lo que no es fácilmente perceptible ni, por lo mismo combatible, es el decentismo. El decentismo tiene su propia moral y legitimidad. En tiempos de agotamiento político, tanto institucional como partidario, en momentos donde la corrupción política y empresarial destaca por sobre casi cualquier cosa, en situaciones de incertidumbre y desasosiego individual y colectivo, la constitución de la clase de los decentes a partir de su autocalificación como virtuosos y excluyentes es particularmente peligrosa. Comenzará como una apelación aparentemente neutra a la salud pública y tratará de convertirse en un referente de la acción fundado en una moralina simple y pesada. El problema no es la “gente decente”, sino la ideología decentista y sus aspiraciones de control social. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia