Columnistas

La zona carbonera es un estado mental

La Razón (Edición Impresa) / Pulso político - Paul Krugman

00:00 / 02 de abril de 2017

Virginia occidental votó abrumadoramente por Donald Trump en noviembre pasado; de hecho, derrotó a Hillary Clinton con una mayoría de casi tres por uno. Y el porqué puede parecer obvio: el estado es el corazón de la zona carbonera, y Trump prometió devolver los empleos en el carbón con la eliminación de las regulaciones ambientales de la época de Obama. Así es que, a primera vista, las elecciones del 2016 parecen una realineación política que refleja las diferencias en los intereses regionales.

Sin embargo, esa simple historia se disipa cuando se examinan las realidades de la situación, y no solo porque el ambientalismo sea un factor menor en la decadencia del carbón. Porque la zona carbonera realmente ya no es una zona carbonera y no lo ha sido desde hace mucho tiempo.

¿Por qué una industria que ya no es un empleador importante, ni siquiera en Virginia occidental, conserva semejante dominio en la imaginación de la región y lleva a sus habitantes a votar abrumadoramente en contra de sus propios intereses?

El carbón impulsó a la revolución industrial y hubo una vez en la que, en efecto, empleó a muchas personas. Sin embargo, la cantidad de mineros empezó a bajar en forma pronunciada después de la Segunda Guerra Mundial y, en especial, después de 1980, aun cuando siguió aumentando la producción de carbón. Esto se debió, principalmente, a las técnicas modernas de extracción (como explosionar la cima de los cerros) que requieren muchísima menos fuerza de trabajo que la antigua minería del pico y la pala. La decadencia se aceleró hace como una década debido al surgimiento de la fracturación hidráulica, que llevó a la competición con el gas natural, más barato. Así es que los trabajos en la minería del carbón han estado desapareciendo desde hace mucho tiempo. Hasta en Virginia occidental, el estado más orientado al carbón, ha pasado un cuarto de siglo desde que representaron algo así como un 5% del empleo total.

¿Qué, entonces, es lo que se hace hoy en día en Virginia occidental para ganarse la vida? Bueno, mucha gente trabaja en la atención de la salud: casi uno de cada seis trabajadores está empleado en la categoría “atención de la salud y asistencia social”. Oh, ¿de dónde proviene el dinero para esos empleos en la atención de la salud? En realidad, mucho de él sale de Washington.

Virginia occidental tiene una población relativamente vieja, así es que el 22% de sus habitantes están en Medicare, en comparación con el 16,7% del país en su conjunto. También es un estado que se ha beneficiado tremendamente con el Obamacare, porque el porcentaje de la población que carece de seguro médico cayó de 14% en el 2013 al 6% en 2015; estos logros fueron producto, principalmente, de una gran expansión de Medicaid.

Es cierto que el país en su conjunto paga por estos programas de atención de la salud con los impuestos. Sin embargo, un estado más viejo y más pobre, como Virginia occidental, recibe muchísimo más de lo que paga, y prácticamente no habría recibido ninguno de los recortes fiscales con los cuales el Trumpcare habría colmado a los adinerados.

Ahora bien, hay que pensar en lo que significa el trumpismo para un estado como éste. Eliminar la normativa ambiental podría provocar el retorno de unos cuantos trabajos en la minería, pero no muchos, y, de cualquier forma, la minería realmente no es central para la economía. Entre tanto, el gobierno de Trump y sus aliados justo acaban de intentar reemplazar la Ley de Atención Asequible. De haberlo conseguido, el efecto habría sido catastrófico para Virginia occidental, porque se habría recortado a Medicaid y se habría hecho que se dispararan las primas de los seguros para los habitantes de menores ingresos y mayor edad.

Asimismo, no hay que olvidar que Paul Ryan ha presionado desde hace tiempo para convertir a Medicare en un plan de vales subfinanciado, lo cual sería otro puñetazo para los estados con grandes poblaciones de retirados. Y aparte del devastador efecto en la cobertura, hay que pensar en cómo el asalto republicano contra el Obamacare habría afectado al sector salud que ahora emplea a tantos habitantes de Virginia occidental. Es casi seguro que la pérdida de empleos por los recortes del Trumpcare habría excedido con mucho cualquier posible aumento por el carbón.

Así es que Virginia occidental votó abrumadoramente en contra de sus propios intereses. Y no fue solo porque sus ciudadanos no conocían los números de la realidad del elemento de compensación entre los empleos en el carbón y los de la atención de la salud. Lo sorprendente es, como dije, que el carbón ya ni siquiera es la industria dominante en el estado hoy en día. Los habitantes de la “zona carbonera” no estaban votando para preservar lo que tienen o tuvieron hasta hace poco, estaban votando en nombre de una historia que su región cuenta sobre sí misma, una historia que no ha sido cierta por una generación, o más. Sus votos por Trump ni siquiera se trataron de los intereses de la región; se trataron del simbolismo cultural.

Bien, no se puede decir que las culturas regionales que invocan un pasado, ido tiempo atrás, sean exclusivas de los Apalaches; solo hay que pensar en quienes usan los sombreros tejanos y las botas vaqueras, y salen a pasear por los centros comerciales que tienen aire acondicionado. ¡Y eso no tiene nada de malo! Sin embargo, cuando se trata de la política energética y ambiental, no estamos hablando solo de meras afectaciones culturales. Retroceder en cuanto al ambiente va a enfermar y a matar a miles en el futuro cercano; y en el más largo plazo, si no se actúa sobre el cambio climático, llevará a un colapso de la civilización, lo cual es demasiado plausible.

Así es que es increíble, y aterrador, pensar que realmente podemos estar a punto de hacer todo eso porque Donald Trump condescendió, en forma exitosa, a la nostalgia cultural, a la añoranza por un pasado que se esfumó, cuando los hombres eran hombres y los mineros cavaban profundo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia