Editorial

Actitud cebra

Subeditorial

La Razón

00:00 / 14 de octubre de 2012

No hay día en que no haya un duro trabajo para las cebras en una ciudad como La Paz. Es decir, para aquellos jóvenes que se ponen un traje blanco a rayas y que tienen que lidiar contra cientos de actitudes negativas, muchas de ellas ofensivas. No obstante, lo hacen sin dejar traslucir cansancio o molestia, siempre con la sonrisa que se adivina en el hocico de la tela polar. Un comportamiento sorprendente que se resume con mucha precisión en el lema que los identifica: “No dejarse llevar por la ira de los otros, por la impaciencia de muchos. Si alguien se enoja, devolver amabilidad”. 

Kattya Salazar, la instructora de este grupo que se encarga de poner en las calles los principios municipales de educación ciudadana, es la responsable de la filosofía de las cebras. Ella la llama “actitud cebra”, algo que todos bien podríamos asumir, imitar, difundir. Un principio que, dicho sea de paso, se encuentra inscrito en la Biblia: “la blanda respuesta aplaca la ira”, aconseja un proverbio (15:1); mientras que el apóstol Santiago recomienda a todo hombre que “sea pronto para oír, pero tardo para hablar y para airarse”.

Y es que la convivencia en sociedad no es fácil. Hay roces todo el tiempo, y la única forma de contrarrestar una actitud negativa es con dominio propio, no dejándose arrastrar por la violencia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia