Editorial

Adopción de mascotas

La adopción de un perro chapi constituye una de las mejores opciones para quienes buscan una mascota

La Razón (Edición Impresa)

23:47 / 17 de julio de 2018

El pasado fin de semana, con el apoyo del Gobierno Municipal de La Paz, diferentes organizaciones dedicadas al cuidado de los animales instalaron una feria en el Campo Ferial Chuquiago Marka para impulsar la adopción de 200 perros y 15 gatos, los cuales fueron rescatados de las calles y/o nacieron en refugios temporales.

Bajo la misma línea, aprovechando el festejo canino del 6 de agosto, se prevé la organización de otros eventos similares en las próximas semanas, en los que además de tener la posibilidad de adoptar una mascota, los asistentes podrán encontrar productos e información valiosa sobre el cuidado de los animales y el medio ambiente.

Se trata, sin duda, de iniciativas encomiables, tanto más importantes por cuanto contribuyen de manera desinteresada a contrarrestar uno de los principales problemas que hoy afectan a las ciudades del país: el exceso de perros callejeros. Muchos de los cuales han sido abandonados o se ven obligados a vagar por las vías públicas en busca de comida y agua por causa de la desidia de sus “dueños”. Y es que lamentablemente no son pocos los que adoptan canes para que cuiden sus hogares y/o negocios, pero a la hora de cubrir sus necesidades más básicas se desentienden descaradamente de sus responsabilidades, ante la vista y paciencia de las autoridades.

De regreso a la feria mencionada, la mayoría de los perros puestos en adopción, como es de suponer, no fueron de raza, sino mestizos. Condición que lejos de ser una desventaja debería ser entendida como una virtud. Y es que realmente lo es, y no solo porque un perro chapi puede proporcionar las mismas satisfacciones y cariño que los canes con pedigrí, sino que además son mucho más saludables. Ello debido a que la mezcla de razas es la manera que emplea la naturaleza para asegurarse de que un organismo sea más resistente a las enfermedades y no tenga problemas genéticos.

En cambio, la mayoría de las razas “puras” sufren degeneraciones por consanguinidad, que provocan diversas enfermedades, como sordera, fallas hepáticas, cáncer, problemas óseos, entre otros. Esto porque los animales, al igual que los humanos, al reproducirse entre miembros de su misma “familia” conservan y potencian las taras genéticas. De allí que sea corriente, por ejemplo, que los pastores alemanes manifiesten problemas en la cadera.

Además, los cruces pueden provocar alteraciones de comportamiento. A ello se suma el hecho de que la adopción de perros “ordinarios” es la manera más efectiva para combatir el robo de mascotas, un negocio bastante extendido en el país. Pues el valor comercial de este tipo de canes es casi nulo en el mercado, por lo que las organizaciones dedicadas a este ilícito no les prestan atención.

Por estas y otras razones, no cabe duda de que la adopción de un perro chapi constituye una de las mejores opciones para quienes están buscando un compañero fiel, que sea único, cariñoso y saludable.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia