Editorial

Agricultura familiar

El 80% de la producción de alimentos del mundo depende de pequeños agricultores

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:59 / 06 de diciembre de 2013

Así como gracias a la iniciativa de Bolivia 2013 fue el Año Internacional de la Quinua, como una muestra de lo que no sólo es posible, sino también deseable para aportar a la lucha contra el hambre en el mundo, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de las Naciones Unidas ha declarado 2014 como el Año Internacional de la Agricultura Familiar (AIAF).

En efecto, según la FAO, el 80% de la producción de alimentos del mundo depende de pequeños agricultores, lo que representa un gran potencial para erradicar el hambre y conservar la naturaleza. La declaratoria, anunciada en un acto desarrollado en Nueva York, apunta a que los gobiernos potencien el sector con diversas políticas e iniciativas.

De acuerdo con datos de la FAO, en países desarrollados y naciones en desarrollo, algo más de 500 millones de explotaciones familiares producen alimentos que nutren a miles de millones de personas. En muchos países en desarrollo las granjas familiares representan el 80% de las explotaciones agrícolas. Bolivia es uno de esos países donde las grandes industrias agrícolas son, siquiera en número, minoritarias con relación a las pequeñas unidades productivas.

La organización también ha hecho notar que el 70% de la población expuesta a la inseguridad alimentaria vive en zonas rurales de África, Asia, América Latina y el Cercano Oriente. Esa misma población está compuesta en su mayoría por agricultores familiares, especialmente pequeños agricultores, con acceso limitado a los recursos naturales, a las políticas y a las tecnologías. Un objetivo del AIAF es integrarlos a redes y mercados.

El Director General del organismo señaló en el mencionado acto que “al optar por celebrar el AIAF, reconocemos que los agricultores familiares son figuras clave para dar respuesta a la doble urgencia que afronta el mundo hoy: la mejora de la seguridad alimentaria y la conservación de los recursos naturales, en línea con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, con el debate sobre la agenda de desarrollo post 2015 y el Reto del Hambre Cero”.

Asimismo, enfatizó en los beneficios menos evidentes de la agricultura familiar, recordando que “nada se acerca más al paradigma de la producción alimentaria sostenible que la agricultura familiar. Ellos habitualmente desa-rrollan actividades agrícolas no especializadas y diversificadas, que les otorgan un papel fundamental a la hora de  garantizar la sostenibilidad del medio  ambiente y conservar la biodiversidad”.

Se trata, pues, de iniciativas que mal miradas parecen servir apenas para alimentar la burocracia de las Naciones Unidas, pero que, bien vistas, sirven más bien para avanzar, sobre todo en los países en desarrollo, nuevas formas de asumir el reto del hambre y mostrar al mundo que son éstos los que pueden producir alimentos sanos para la humanidad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia