Editorial

Agua y diplomacia

Lo logrado hasta ahora en los foros internacionales por la diplomacia no es poca cosa

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 11 de junio de 2017

Probablemente nunca antes como ahora el Estado Plurinacional de Bolivia ha tenido una participación tan destacada en el seno de la Organización de Naciones Unidas (ONU), donde, durante todo junio, la representación del país ejerce la presidencia del Consejo de Seguridad e impulsa una agenda de temas de interés estratégico para la política exterior boliviana.Mas no solo en el Consejo de Seguridad la diplomacia boliviana llama la atención de propios y extraños. En 2014, el país ya tuvo el honor de presidir el grupo de países G-77 más China; Bolivia también está presente en el Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra, Suiza. Asimismo es parte del Comité para la No Proliferación de Armas de Destrucción Masiva; y, sobre todo, desde el ascenso del presidente Evo Morales al poder, es referente global en materia de derechos de los pueblos indígenas.

En ese contexto, es obvio que cualquier actuación de la diplomacia boliviana, mucho más si es encabezada por el Presidente, obtiene la atención de los demás Estados. Por ejemplo, el lunes, cuando Evo participó de la Conferencia sobre los Océanos, refiriéndose al “derecho humano al mar”, que en su opinión debe incluir un acceso “real y soberano” a los océanos para los 32 países del mundo que no lo poseen, causó, nuevamente, una reacción destemplada del canciller de Chile, Heraldo Muñoz.

Al día siguiente, en el Consejo de Seguridad, el Mandatario boliviano presidió la sesión en la que se discutió el tema de las aguas transfronterizas. En la ocasión, llamó a los Estados a no adoptar “medidas unilaterales” que pongan en riesgo los recursos hídricos transfronterizos, aquellos que pasan de un Estado a otro, y pidió apelar a las vías pacíficas en caso de controversia, agregando que “la crisis del agua es una de las más grandes amenazas que enfrenta la vida en el planeta, los organismos de las Naciones Unidas en base a sus respectivos mandatos deben redoblar los esfuerzos para que juntos la enfrentemos”.

La alocución, una vez más, inspiró una respuesta airada de Muñoz, quien prometió enviar una respuesta escrita. Al respecto, cabe señalar que probablemente nunca antes, al menos desde el final de la dictadura de Pinochet, un canciller chileno haya mostrado una actitud tan intemperante y poco diplomática como el actual Ministro de Relaciones Exteriores, quien, irónicamente, llegó al cargo luego de varios años como subsecretario general del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en su sede de Nueva York.

Es posible que la actuación de la diplomacia boliviana en el ámbito multilateral, específicamente en lo referido a la demanda marítima, pueda ser mejorada. Sin embargo, es evidente que lo logrado hasta ahora en los foros internacionales no es poca cosa, lo cual explica la preocupación que exhibe el Gobierno de Chile en los dichos y hechos de su Canciller.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia