Editorial

Ahorro boliviano

Se deben ejecutar algunas acciones para pasar de la cultura del crédito a la del ahorro

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 30 de julio de 2016

El ahorro privado en Bolivia se ha triplicado en los últimos 10 años, según datos brindados por las autoridades económicas del país en la X Jornada Monetaria, organizada por el BCB, aspecto que resulta consistente con el mayor aumento de los ingresos medios de la población y el incremento de los puntos de atención bancarios en todo el territorio nacional.

Este resultado demuestra que muchos segmentos de la población boliviana que se encontraban marginados del sistema financiero en el pasado ahora tienen la opción de ser incluidos financieramente y demostrar que en Bolivia no únicamente se tiene una cultura crediticia de elevados estándares de cumplimiento de pago, sino que también existe la opción de construir una cultura del ahorro y la previsión de largo plazo.

Ahora bien, para consolidar el paso de la cultura del crédito, que es la predominante en las relaciones financieras actuales, hacia una cultura del ahorro es necesario considerar algunos factores clave que deben ser emprendidos por todos los que forman parte de la industria de intermediación financiera y dirigen sus esfuerzos en procura de alcanzar una mayor cobertura a la población demandante de servicios financieros de calidad.

Primero, hay que generar conocimiento, habilidades y actitudes financieras en todos los segmentos de la población, sin discriminar condición social, etaria, geográfica, económica o de género. Para tal efecto, corresponde al Estado y al sector privado impulsar contenidos de educación financiera en las mallas curriculares de todos los centros de educación primaria, secundaria y universitaria, con temas asociados fundamentalmente a la gestión de las finanzas personales.

Segundo, se deben crear incentivos estatales para que las instituciones bancarias y no bancarias, públicas y privadas, amplíen su oferta de productos y servicios financieros de ahorro, promoviendo su acceso en las mejores condiciones de costo para el usuario final, de manera que se asegure una total inclusión financiera, incorporando además facilidades tecnológicas para ampliar la cobertura.

Tercero, hace falta un marco legal de protección de los derechos del ahorrista que explicite el cumplimiento de deberes por parte de las entidades financieras y del mismo Estado, de tal manera que los ahorros del público no sean vistos como un “colchón financiero” ante eventuales crisis, cuando en verdad estos recursos debieran ser inviolables y sagrados.

Si estas tres condiciones se cumplen, es muy probable que mucha gente deje de atesorar su dinero bajo los colchones y se integre al circuito financiero nacional, con las notables ventajas asociadas al acceso a mayores oportunidades financieras como préstamos con menores tasas de interés y un mayor rendimiento por el dinero depositado en cuentas de ahorro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia