Editorial

Ajustar los cinturones

Se deberían eliminar las inversiones y gastos públicos que no generen rentabilidad social

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:05 / 12 de septiembre de 2015

En el ambiente económico local anda circulando la expresión de que es tiempo de ajustarse los cinturones, en alusión a que los ingresos estatales no están cubriendo los gastos, y que para equilibrar esta descompensación indefectiblemente habrá que apelar al principio de austeridad, empezando por las finanzas familiares hasta la gestión del Presupuesto General del Estado. 

Desde que el presidente Morales pidió un “ajuste de cinturones”, esta expresión se hizo viral, y así, el Ministro de Economía y el Alcalde de La Paz, entre otras autoridades nacionales y regionales, incluidos algunos “opinadores”, comenzaron a anunciar que existe una necesidad casi inmediata de iniciar recortes en el gasto público para la gestión 2016, porque en la medida en que no se pueda revertir la reducción de casi $us 3.000 millones por concepto de la venta de gas y de minerales, entonces los recursos asignados a las gobernaciones, municipios y universidades por regalías e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) tendrán una merma presupuestaria significativa.

Por ahora el “ajuste de cinturones” pasa por tomar medidas precautorias que permitan al país sortear un panorama económico adverso en el ámbito mundial, por lo menos en el corto plazo, que estará caracterizado por un precio del petróleo en torno a los 45 dólares por barril, y con una elevada volatilidad asociada a su cotización diaria, incertidumbre sobre el desempeño económico de China y Brasil, además de la continuidad en la “guerra” no declarada de la devaluación de monedas a nivel global.

Si la desaceleración económica global es persistente, así como la sobreoferta mundial de petróleo, entonces se deberán tomar medidas que “aprieten más el cinturón”, tales como evitar a toda costa el incremento del nivel de endeudamiento interno y externo, porque existen indicios de alza en los tipos de interés, fenómeno que ejerce presión sobre el déficit fiscal con posibles efectos inflacionarios. En segundo lugar, se debería iniciar un proceso de austeridad pública eliminando (o por lo menos reduciendo) gastos e inversiones que no generen rentabilidad social y efectos multiplicadores en el bienestar de todos. Tercero, hay que identificar nuevas fuentes de ingreso tributario, incorporando de manera inmediata a los sectores de la economía informal que se encuentran fuera del alcance del Servicio de Impuestos Nacionales.

La actual coyuntura debería impulsar a las autoridades nacionales en materia económica a elaborar un plan de contingencia consensuado con la población, como la mejor manera de sincerar los posibles escenarios futuros que podrían afectar los bolsillos de todos; además, para que el “ajuste de cinturones” sirva para tomar conciencia sobre la necesidad de ser austeros y evitar después “apretar” a los de siempre para un posible aterrizaje forzoso.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia