Editorial

Alta cocina femenina

Son cada vez más las mujeres que están a cargo de restaurantes y centros de alta cocina

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:28 / 30 de septiembre de 2015

Hasta hace pocos años no era común ver mujeres conduciendo vehículos del transporte público, pero hoy a casi nadie le llama la atención que una persona de sexo femenino esté detrás del volante de un trufi o de un radiotaxi. Y lo propio está ocurriendo en muchos otros oficios otrora reservados para los varones, como la mecánica, la electrónica o la cocina gourmet.

De hecho, en este último ámbito son cada vez más las mujeres que están a cargo de restaurantes y centros de alta concina. Por caso, de acuerdo con estimaciones de la antropóloga Beatriz Rossells, aproximadamente el 40% de los negocios de este tipo hoy están dirigidos por mujeres, cuando hace 15 años este porcentaje no llegaba ni al 20%. Esto pese a que, según señala Rossells, los recetarios nacionales más importantes del siglo XIX fueron elaborados por mujeres, lo que pone en evidencia que tal discriminación devenía no por la falta de talento en filas femeninas, sino por una visión machista que relegaba a este sector a labores básicas de cocina, amén de restringirles la posibilidad de recibir una educación de calidad.

Sin embargo, como bien se sabe, en las últimas décadas se han gestado cambios en las sociedades latinoamericanas respecto al rol del sexo “débil”. Esto en gran medida gracias a las propias mujeres, quienes paulatinamente han ido abriendo brechas, rompiendo prejuicios y asumiendo posiciones de poder cada vez más elevadas, sobre la base del esfuerzo, determinación y valor que caracteriza a este sector de la población. Y es que, como bien reza un conocido refrán, las trabas y los escollos te obligan a superarte o a abandonar la empresa, lo que a la postre contribuye a un mayor desarrollo, ora de una persona, ora de un colectivo.  

En cuanto al fenómeno que aquí se comenta, la apertura de nuevos restaurantes junto a una mayor capacitación en este rubro han sido determinantes para que las mujeres conquisten espacios en la alta cocina boliviana. Pues, por un lado, aumentó la demanda por este tipo de profesionales en el país, lo que a su vez abrió la oportunidad para que las mujeres puedan demostrar sus habilidades culinarias, pero también su compromiso y gran capacidad, producto de años de esfuerzo y preparación.

Respecto a este último aspecto, la llegada de escuelas de gastronomía como el proyecto Manq’a fue también fundamental para que personas de escasos recursos, entre ellas muchas mujeres, sepan cómo apropiarse de la tradición culinaria del país y de los sabores nacionales, a tiempo de adquirir conocimientos y destrezas para la cocina, incrementando asimismo su autoestima, un paso previo esencial para convertir a jóvenes marginales en emprendedores culinarios, que es precisamente uno de los principales propósitos del fundador de las escuelas Manq’a, el gastrónomo danés Claus Meyer.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia