Editorial

El Alto recicla

El reto, de ser exitoso, significará una revolución en la cultura medio ambiental alteña

La Razón

01:13 / 17 de febrero de 2012

La semana pasada, el Gobierno Municipal de El Alto comenzó la difusión del reglamento para la reducción, reutilización y reciclaje de residuos sólidos, norma que instruye a los vecinos y empresas en esa ciudad disponer de mejor modo su basura. La iniciativa, de ser exitosa, significará una revolución en la cultura urbana alteña y hará bien al medio ambiente.

En efecto, la norma, obligatoria para toda persona natural, jurídica, pública o privada que se encuentre dentro del municipio de El Alto, instruye la separación y clasificación en origen de los residuos sólidos, entre ellos plástico, papel, cartón, vidrio, metales, residuos orgánicos, residuos provenientes de la madera y residuos provenientes de la goma.

Como la tarea de separar y clasificar la basura es apenas el primer paso para el reciclaje y reutilización de los desechos, se tiene previsto crear la Unidad de Tratamiento de Residuos Reciclables (Utre), como parte de la Empresa Municipal de Aseo de El Alto (Emalt), con el propósito de que ésta recoja los residuos seleccionados en los domicilios con vehículos y personal.

Por lo pronto, ya existe una primera Casa Municipal del Reciclaje, ubicada en la plaza del Obelisco, en la avenida Cívica, donde los vecinos pueden entregar sus desechos reciclables. Asimismo, está previsto crear una planta de compostaje, que producirá abono a partir de la basura orgánica que se produce en la ciudad.

Considerando, por una parte, que la urbe alteña genera 500 toneladas de basura por día, de las cuales el 18% (90 toneladas) podría ser reutilizada, evitando que sea enviada al relleno sanitario de Villa Ingenio, que ya está saturado, y, por otra, que como bien señalan las autoridades municipales, en El Alto la población ya tiene principios de cultura del reciclaje, lo que se demuestra con la existencia de comercios que se dedican a la compra de materiales reutilizables en todos los barrios, se puede concluir que la iniciativa puede combinar exitosamente la necesidad con la disponibilidad.

Tal vez por esta razón es que el municipio alteño, a tiempo de presentar públicamente el reglamento, inició una serie de eventos de socialización de la norma, que pretende abarcar los 14 distritos de manera paulatina y con el apoyo de las organizaciones y juntas vecinales. Este esfuerzo es de vital importancia, pues al margen de las positivas experiencias que se conocen, ciertamente no será fácil asegurar que toda la población dedique esfuerzo y tiempo a clasificar su basura antes de entregarla al servicio de recolección.

Estamos, pues, ante un reto en materia de desarrollo sostenible que puede considerarse revolucionario en la medida en que a tiempo de favorecer la calidad ambiental, provocará un cambio en la cultura urbana. Es un ejemplo digno de imitar en otros municipios.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia